“Nouvelles de Colombie” reúne los cuentos traducidos al francés de los escritores colombianos Juan Gossaín, Juan Esteban Constaín, Juan Diego Mejía, Mauricio Vargas y Ricardo Silva… El escritor cubano Leonardo Padura fue nombrado hoy "Doctor honoris causa" por la Pontificia Universidad Católica del Perú… "En Blanco y Trocadero", una novela manuscrita que circuló clandestinamente en Cuba en los años 70 y que ahora ha sido publicada por Neo Club Ediciones, un sello del sur de la Florida… “Harry Potter”, la saga escrita por la británica J.K. Rowling cumple 20 años con siete tomos, 450 millones de ejemplares y ganancias de más de 22 mil millones de dólares por venta de libros, mercancía y películas…

1 de julio de 2013

Enrique Blanc: Sudor añejo y sardina



Enrique Blanc es un escritor, productor, conferencista, musicólogo, guionista, periodista y locutor de radio mexicano, aunque por desgracia sus actividades culturales no las practique necesariamente en ese orden pues si bien su faceta literaria no es muy prolífica, su creatividad y estilo tan personal de diseccionar la realidad es por demás auténtica…

Nació en el Distrito federal un 1961, aunque su vida transcurre en un ir y venir entre Jalisco y California… para este escritor su gran pasión es la música, de ahí que él mismo se defina como “periodista musical” y enfoque sus inquietudes a la publicación de textos en los más variados medios, lo que le permitió entre otras cosas concretizar textos como “Conversaciones con Molotov y De mis pasos” y “Conversaciones con Julieta Venegas”...

Más la literatura siempre lo llama y termina convenciéndolo de que deleitarnos con libros como “No todos los ángeles caen del cielo” y “Así como de Cicatrices del bolero”, junto con su más reciente publicación: “Sudor añejo y sardina”…

Su desarrollo como escritor siempre ha ido de la mano de ese extraño caso que es Editorial Moho: propuesta editorial independiente creada por el también escritor Guillermo Fadanelli y por la coreógrafa Yolanda M. Guadarrama, proyecto que se ha mantenido más o menos con dignidad dentro del pálido y vergonzoso mundo de la literatura mexicana… fue fundado en 1995 como resultado de la necesidad de expandir la idea propositiva de la revista anti-cultural Moho, creada en el año de 1990…

Una de las primeras publicaciones de Editorial Moho fue precisamente la debutante propuesta con la que Enrique Blanc incursiona en la literatura: “No todos los ángeles caen del cielo” (1996), el cual puede considerarse un discreto parteaguas (por aquello de que fue aclamado por los conocedores, no por sus ventas), dentro de las letras mexicanas…


Enrique Blanc

Mal catalogado por Rogelio Villarreal como un texto influenciado por el estilo de Charles Bukowski (y en consecuencia por los aires rencorosos y maldicientes del propio Auguste Céline), dicho libro consigue renovar esa manera tan desesperanzada que tienen los mexicanos de vivir su destino a través de descriptivas y contundentes vivencias existencialistas…

Sin embargo, a lo largo de sus páginas el escritor no sólo nos arroja sin piedad en el rostro una realidad incuestionable, la miseria humana inmersa en sombrías y claustrofóbicas atmósferas, sino que además le da a sus personajes la oportunidad de rebelarse desesperadamente a su destino, consiguiendo cada protagonista diferentes vías de escape a sus infiernos personales, convirtiéndolos ocasionalmente en entrañables antihéroes…

“No todos los ángeles caen del cielo: cuentos para migrantes” (nombre completo del libro*), llamó la atención gratamente en un momento en el que en México la propuesta cultural en materia de cine, pintura, música, escultura y literatura estaba sobresaturada en su mayor parte de basura…

Pese a esta inquietante propuesta que el mismo escritor define como “experimental”, este texto y los subsiguientes libros no están plagados de un pesimismo al que pudiera acusársele de asfixiante… en todos siempre se vislumbra otro modo de vida como opción ante la desesperada búsqueda de una puerta que al abrirla no necesariamente será la entrada a un mundo necesariamente mejor, pero sí diferente…

Esa lucha existencial por sobrevivir a diario sufre interesantes mutaciones en la prosa de Enrique Blanc, por lo que en su siguiente y casi simultáneo libro “Así como de Cicatrices del bolero” (también de 1996), si bien permanece el desencanto en esta ocasión este no anida exclusivamente en los barrios bajos ni en las diferentes expresiones que suele tener la miseria humana, transitando así del encanto urbano a la marginación a través de ese sueño libertario-musical, ahora ya rentablemente domesticado por la mass-media, llamado “rock”…


16 años después Enrique Blanc nos asombra de nuevo con otro libro de textos cortos titulado “Sudor añejo y sardina” (2012), en el que fiel a la evolución de su estilo narrativo y manteniéndose en su papel de agudo observador de la realidad, da un giro radical y nos ofrece otro grupo de personajes desencantados inmersos en tramas existencialmente oscuras, pero sin el valor para tomar decisiones radicales para dejar atrás la incertidumbre que proporciona vivir con un pie en la entrada del infierno…

Es de destacar que en este nuevo libro, y al igual que en el despiadado “No todos los ángeles caen del cielo”, el autor se da siempre un espacio para “contarnos” las andanzas de un fracasado de origen mexicano y sus andanzas en Los Ángeles, California, quien siempre en la búsqueda de mejores oportunidades de vida, al igual que millones durante ya una interminable cantidad de años, termina siendo víctima de su propia mediocridad…

Quizá alguien se preguntará: si los protagonistas de la obra de Enrique Blanc son tan miserables y siempre están por la lucha diaria para alcanzar la sobrevivencia, por qué habría el lector de torturarse el alma con la leída de tan opresivos panoramas?... una respuesta rápida sería porque gracias a los abundantes y a su vez precisos recursos literarios del autor, todo ese infortunio no logra incomodar  a quien lo lee… pero si se tratar de dar una respuesta profunda, entonces sólo quedaría argumentar a su favor que gracias a su libros, y si se compara uno con los personajes, el lector debe reconocer que nuestra vida personal tiene mucho de placentera y nada de desafortunada…

Y por si fuera necesario, cabe hacer la siguiente aclaración: las historias y los personajes plasmados en las obras de este interesantísimo escritor no son deprimentes, en realidad son agresivas, violentas como la propia naturaleza humana…

Si bien es cierto que en este texto me he referido exclusivamente a la faceta literaria de Enrique Blanc, la cual comprende sus tres libros de relatos, en realidad la lectura de sus escritos periodísticos o de cualquiera de otra de sus obras, como es el caso de su libro “Flashback: La aventura del periodismo musical”, suelen ser por demás disfrutables…

Enrique Blanc, Sudor añejo y sardina, 133 páginas, Editorial Moho, 2012.

* Gracias a este texto descubrí la música del excelente grupo Aztlan Underground, a cuyos integrantes curiosamente, y por esos caprichos del destino, tuve oportunidad de conocer y establecer una interesante amistad llena de profundas enseñanzas...