Dos días después de aplicarse la eutanasia a la francesa Anne Bert, se publica “Le tout dernier été”, libro donde narra su experiencia con la esclerosis… Apoyado por una mañosa campaña de publicidad, el escritor español Fernando Aramburu gana el Premio Nacional de Narrativa 2017 por su novela “Patria”… El colombiano Luis Miguel Rivas presenta “Era más grande el muerto”, novela ubicada en los años 80 y 90, cuando Pablo Escobar ridiculizó al Gobierno… 23 narradores de España y América celebran el centenario de Juan Rulfo con el libro "Rulfo, cien años después"… El premio Nobel de Literatura decepciona de nuevo: gana Kazuo Ishiguro, un escritor británico de corta producción literaria…

11 de septiembre de 2013

Joe "King" Carrasco: el verdadero Rey



1.
Hay quienes piensan que mexiquito sólo saldrá del subdesarrollo si moderniza su economía, sin darse cuenta que los verdaderos retos a superar son su ancestral resignación, su inquebrantable conformismo y su inmortal ignorancia…

De unos 25 años para acá, este país aparentemente ha evolucionado al adquirir una apariencia cosmopolita que se aprecia sólo en las grandes ciudades, tratando de ocultar que en provincia el abandono, la miseria, la muerte por enfermedades curables, la barbarie, la pobreza, los cacicazgos locales, el analfabetismo y la impunidad, permanecen intocables y reproduciéndose de la misma manera en que existía hace cientos de años…

2.
Resulta patético que en la actualidad un importante sector de la población joven piense que por presenciar conciertos masivos (con los vergonzosos U2, de los ambiguos Pearl Jam, de los psicóticos Palcebo, de los aferrados Iron Maiden, de los autistas Radiohead, de los miserables Metalllica o de los melancólicos Codplay), siempre se tuvo acceso a este tipo de entretenimiento momentáneo… sin embargo, deberían de saber que fue hasta principios de los años 90 que los déspotas gobernantes permitieron que el rock como cultura saliera de su modo de vida subterráneo para masificarse, siempre y cuando se cuidaran las formas, algunos contenidos morales y por su puesto: que estos espectáculos fueran por demás rentables…

Ello no quiere decir que las nuevas generaciones sean diferentes a las que les precedieron… nadie se salva de ser manipulado, pues también llevarán a cuestas la cruz de la escasa visión sobre su existencia y la falta de valor para exigir el derecho a tener una vida con oportunidades, y en vez de ello prefieren ser consumidores igual que sus padres, de la escasa cultura (y sí mucha basura) que hay en este país, como los mencionados conciertos de rock, atascarse durante horas de MTV o descargar gratuitamente música desde la web, sin entender que haber nacido programados para ser vulgares homo-videns no les obliga serlo ni aceptar sumisamente esta condición…

Es precisamente la generación anterior a los actuales jóvenes, la de los años ochenta*, la más peligrosa para la estabilidad del mexiquito actual, pues se ha colocado manipuladoramente a hombres y mujeres en puestos ventajosos, con poder político y económico en las manos y con una formación ideológica tan banal, producto de una de las peores etapas castrantes establecidas por Televisa (en complicidad con la dictadura perfecta del Partido Revolucionario Institucional), que sólo así se entiende que la toma de decisiones de esta prole esté basada en la estupidez… y todo para qué? para formar parte de la cadena de manipulación que desde hace siglos se reproduce de manera continua en el ADN de esta raza…

Estos millones de “señoras y señores” vivieron durante si juventud bajo el encantamiento y la seducción visual de productos artísticos ochenteros perversamente delineados por Televisa (la cual ha sido la verdadera Secretaría de Educación Pública al formar), a través de los cuales se les inculcó y dictó un comportamiento basado en la mediocridad, la sumisión, la falsedad, la estupidez, la vulgaridad, la fantasía y la ignorancia… estos robots son quienes hoy gobiernan este país…

Por ello es que los jóvenes de hoy no comprenden a sus cuarentones progenitores, cuando su madre llega a un orgasmo en el momento en que las estaciones radiofónicas de espíritu retro programan una canción de Emanuel o si ven correr a su padre al baño después de escuchar algunos de los gemidos que Lucía Méndez fingía a mitad de sus canciones…

Precisamente por lo patético de esta situación, a su vez enriquecida por rarísimas e irónicas anécdotas, es que los años ochenta son más que divertidos…

En plena promoción

3.
Apenas inició la década ochentera los artistas más famosos que dominaban la radio, televisión, la prensa y hasta el cine, eran personas ridículas y patéticas a quienes los caza-talentos convencieron de tener un don que las podría convertir en estrellas, pero cuya finalidad era reproducir (actualizándolo) un esquema que tuviera a la sociedad mexicana pegada más horas a la televisión, consumiendo vía intravenosa la turbadora personalidad del peor producto de la ignorancia representada por despreciable basura humana como Yuri, Flans, Mijares, Pandora, Daniela Romo, Mijares, Dulce, Laura Flores, José José, Vicente Fernández, Lucía Mendez, Emanuel, Rocio Banquells, Juan Gabriel y Lupita D'alessio…

En la peor de las manipulaciones intelectuales, los mexicanitos se tragaban enterito aquel cuento de que el grupo Timbiriche tocaba rock, mientras en otros lados del planeta, en aquellos años, se grababan discos que cambiaron totalmente y para siempre el panorama de la historia de la música, a través de bandas que alcanzaron su máxima creatividad como lo hizo Yes en su disco Drama… Black Sabbath – Heaven and Hell… Frank Zappa – Joe’s Garage… The Stone Roses - The Stone Roses… Steve Miller Band – Abracadabra… The Number of the Beast… Revolting Cocks – Big Sexy Land… N.W.A. - Straight Outta Compton… o Bauhaus - In the Flat Field… así que ante este cúmulo de irrupciones telúricas de sonidos o discursos que hicieron que la música nunca volviera a ser la misma, decir que Timbiriche era total y absoluto rock no era otra cosa más que una muestra de esterilización mental…

En aquella ridícula etapa de la historia de este país (aunque esta raza lleva a sus espaldas varias épocas doradas, la mayoría bastante vergonzosas), sucedió una curiosa anécdota que no pasó a mayores, ya que la manipulada prensa y televisión de aquellos años no la consignó (quizá ni se enteró) y sólo quedó en breve nota en el periodismo underground…

4.
Por ahí de 1983 llegó a México en forma por demás anónima un norteamericano llamado Joseph Charles Teutsch, nacido en el poblado de Dumas en Texas, un guitarrista, cantante y ocasional actor que traía bajo el brazo dos discos que comenzaban hacer ruido en la escena musical independiente norteamericana: Synapse Gap y Party Weekend…

Mejor conocido como Joe “King” Carrasco este yanki de cara bonachona, cabello rubio, mirada vivaz y sonrisa eterna, tiene una curiosa descendencia que combina sangre holandesa y extrañamente (porque él lo afirma), mexicana… y fue en esta tierra en donde se enfrentó a la indiferencia ante su propuesta musical, en el mejor de los casos, cuando no al abierto rechazo y constante burla de esa raza que, insisto, consideraba que todo el rock comenzaba y terminaba con Timbiriche…

 Portada del disco

Llegó este país con esos dos discos, una guitarra en la mano, una gran bocina y una corona con la que quería dejar claro que él era El Rey… y aunque en su momento nadie supo qué tierras extraterrestres gobernaba, con el tiempo se supo que en realidad Joe se asumía como “El Rey” de su inventado Tex-Mex Rock’n’Roll…

5.
Desmadroso, aferrado a lo que buscaba, culto en los menesteres de la vida, hiperactivo, ocurrente e incansable ha grabado 23 discos desde 1978, muchos de los cuales apoyado por músicos por demás disímbolos en los que su pasión por la cultura mexicana la deja más que clara en los nombres de sus Bandas, como su inicial “Joe King Carrasco & El Molino”, “Joe King Carrasco & The Crowns” y el más conocido aunque breve “Joe King Carrasco y los Coronas”… los nombres de sus discos también lo aclaran: “Día De Los Muertos”, “Hay Te Guacho Cucaracho”, “Rancho No Tengo” y “Concierto para Los Perros”…

Para algunos la música de Joe “King” Carrasco no pasa de ser rock chicano, sin embargo, tanto él mismo como las crítica pasan de un término a otro para definirlo, los cuales van desde simple Rock & Roll, Polka-a-Gogo, Rock and Latin rhythms, Tex-Mex, Tequila reggae, Polka-rock e incluso el impreciso New wave… ha recibido varios premios, como el “The Texas Music Academy”, el “Lifetime Achievement Award” y forma parte del “Austin Music Hall of Fame” con el combo “Joe King Carrasco and The Crowns”… fundó la organización “Viva Perros” para apoyar a canes indigentes y maltratados …y de paso fundó su propia compañía “Anaconda Records”…

Tiene otros logros, como haber sido entrevistado por la (tan elitista) revista Rolling Stone, aparecer en el legendario programa norteamericano Saturday Night Live (recomendable ampliamente, en cualquiera de sus temporadas), contar con la participación en los coros de Michael Jackson y ver grabada una versión de su tema “Pachuco Hop” en manos del saqueador-multicultural Manu Chao…

Y por qué deberíamos tomarnos en serio a Joe “King” Carrasco, si ya han existido propuestas más serias en eso de rock (chicano), con influencia de ritmos mexicanos como los Texas Tornados, Aztlan Underground, El Rayo X, Thee Midniters, Unloco, Downset, Spineshank, Fenix TX, Union 13, Voodoo Glow Skulls, Akwid, El Chicano, Ozomatli, Tierra, Los Lonely Boys, Chango y a Los Lobos, muchas de ellas musicalmente vigentes?…

Precisamente por eso, porque Joe no es mexicano ni se toma en serio eso de mantener “una identidad cultural fuera de las fronteras aztecas”… y quizá lo más importante: porque su música es alegre y divertida de principio a fin, tocada con el corazón y desde el alma…

6.
Sí, pero que tiene esto que ver con la despreciable década perdida, una de tantas, en términos de inteligencia y dignidad mexicana?

 En pleno jam con Shawn Sahm duarnte 2012

7.
Volviendo a la llegada de Joseph Charles Teutsch a mexiquito en 1983… este músico sabía perfectamente lo que traía en mente: darse a conocer a como diera lugar, y aunque no lo haya conseguido en esa ocasión, recorrió cuanto antro se encontró e hizo caso omiso de las ambiguas reacciones que despertó en el (ignorante) público que idolatraba a Yuri y Mijares…

De los pocos registros que hubo de su visita, quedaron contadas fotografías y cortas reseñas en las que durante algunos conciertos, las vulgarmente conocidas como “tocadas” o “tardeadas”, en las que de pronto Joe “King” Carrasco se subía al escenario disponible con su guitarra conectada a una bocina que colgaba de su pecho y con su eterna corona de “Rey” puesta en la cabeza y comenzaba a tocar sin más su material discográfico, como ya mencioné, ante una audiencia que en el mejor de los casos no comprendía de que iba ese gringo “güero” (sic)…

Así como llegó se fue… feliz por haber llegado al corazón, el Distrito Federal, la capital de este desdichado país (dueño de la más grande leyenda frustrada: la de los aztecas), pero contento por haber hecho sonar unas notas que aunque nadie comprendiera, siempre han latido en su corazón…

Y mientras tanto desde décadas antes, durante los ochenta y hasta la fecha, los mexicanitos nacen, viven y hasta mueren hundidos en la misma miseria intelectual moldeada por la televisión…

8.
Pese a la ambigua incomprensión (sic) con la que fue recibida su música, actualmente Joe “King” Carrasco vive en mexiquito… concretamente en Puerto Vallarta, en donde es dueño de un restaurant llamado “Nacho Daddy” y en el que toca regularmente cuando no está de gira alrededor del mundo… cuanta con gran reconocimiento de gran cantidad de músicos y constantemente es invitado a participar como músico en conciertos de diversos géneros musicales...

Ante la extraña propuesta lírico-musical de Joe “King” Carrasco, sólo puedo recomendar ampliamente el disco que grabó con los Coronas titulado “Bandido rock”... si bien difícil de conseguir, ya que lo tengan en sus manos y haya traspasado sus oídos hasta llegarles al cerebro, lo considerarán una joya musical…

* Entendiéndose como aquellas personas que vieron pasar su juventud, en aquellos años, con edades que fluctuaron entre los 15 y los 20 años…

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente artículo sobre un verdadero músico de los que ya no nacen. Muchas gracias.