“Nouvelles de Colombie” reúne los cuentos traducidos al francés de los escritores colombianos Juan Gossaín, Juan Esteban Constaín, Juan Diego Mejía, Mauricio Vargas y Ricardo Silva… El escritor cubano Leonardo Padura fue nombrado hoy "Doctor honoris causa" por la Pontificia Universidad Católica del Perú… "En Blanco y Trocadero", una novela manuscrita que circuló clandestinamente en Cuba en los años 70 y que ahora ha sido publicada por Neo Club Ediciones, un sello del sur de la Florida… “Harry Potter”, la saga escrita por la británica J.K. Rowling cumple 20 años con siete tomos, 450 millones de ejemplares y ganancias de más de 22 mil millones de dólares por venta de libros, mercancía y películas…

18 de noviembre de 2013

Los muertos se posesionan de los débiles y por error se les dice locos



1.
Hace algunos días estuve revisando de nuevo algunas fotografías sobre algunos de los pacientes internados en el “La Castañeda”: el manicomio más grande que tuvo México durante casi 60 años y que fue definido como “un lugar de injusticias y malos tratos a los internos”…

La primera vez que lo hice, y ahora de nuevo, me llamó la atención ver que en algunas fotografías no necesariamente se visualizaban internos con problemas en sus facultades mentales (vulgarmente llamados “locos”), sino que en ellas pude identificar personas que lo que sufrían era una incuestionable “posesión”…

2.
Uno de los más grandes errores que ha cometido la medicina en general, y la psiquiatría en particular, a lo largo de toda la historia de la humanidad, es afirmar tajantemente que todo tipo de locura es la pérdida o trastorno de las facultades mentales que, privadas del uso de la razón, deriva en síntomas y actitudes incorrectas dentro del comportamiento humano normal…

Lo peor de todo es que la mala concepción sobre esta “enfermedad”, provocó diversos tratamientos para sanarla que derivaron en vulgares torturas, pues si bien en la Edad media la locura trató de curarse en aquellos que la padecían con el encierro, el maltrato físico y finalmente el asesinato (que de paso sirvió de pretexto para que líderes rebeldes o incómodos poseedores de grandes fortunas fueran desaparecidos)… más tarde con el avance de las llamadas ciencias, la lobotomía, la conmoción de insulina, el sueño inducido por barbitúricos y la terapia de electrochoques, entre otros, se convirtieron en perversos sustitutos de los salvajes procedimientos practicados durante más de 500 años…

 Paciente internada en La Castañeda y diagnosticada como "loca"

Gracias a Sigmund Freud se descubrió que en términos médicos la locura partía de un “delirio” (un desorden severo y repentino en la función cerebral que produce cambios de actitud), lo que permitió la generación de antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos, terapias que tratan enfermedades mentales y alteraciones emocionales y que si bien no las curan por lo menos las controlan…

Recientemente Mauricio-José Schwarz (miembro del miembro del Círculo Escéptico), afirmó de manera indiscutible que “el cerebro humano, y en particular la conducta y la percepción, siguen siendo terreno desconocido en el que las neurociencias apenas empiezan a sondear las aguas”, por desgracia se deja de lado que conforme al paso de los siglos, “el salvaje” se fue civilizando y la manipulación de la ignorancia de los asustadizos seres humanos fue mutando hacia el terror, el pavor y demás miedos, provocando con el tiempo que las primeras suposiciones que afirmaban que la locura era producto de una maldición, de la intervención de espíritus maléficos y de entes endemoniados, de la influencia de la luna llena o un castigo divino según las teorías bíblicas fueran perdiendo fuerza… 

2.
Pero cuántos millones de personas han muerto, a lo largo de la historia de la humanidad, sólo porque no hubo quién les dijeran que su problema no era exclusivamente de salud… que no correspondía a la locura, sino que todo se resumía a que traían un muerto encima… o dentro?

3.
Dicho de otra manera: qué tal si retomamos la teoría milenaria y nos hacemos la pregunta de si efectivamente parte de la locura pudiera ser responsabilidad de “la intervención de espíritus maléficos y de entes endemoniados”?...

4.
Por qué la iglesia misma sepultó estas teorías de la existencia de muertos o demonios que le hacían daño a las personas y la limitó a una ambigua pero eficiente amenaza cercana?... quizá porque para ellos implicaba reconocer que Dios no está en todos lados, aunque esa afirmación también es mentira: efectivamente Él es un ser superior habita en todos los rincones del universo… sin embargo, el problema es que el Vaticano nunca entendería que hasta la locura (y las propias posesiones), tienen que ver con aprendizaje no para quienes son los sujetos sino para quienes son observadores…

5.
Si nos atenemos a comportamientos extraños, siendo curandero he tenido que buscar y enfrentar el origen de conductas que más que asustar a los familiares a quienes les toca presenciarlas, afectan la vida cotidiana de muchas personas que desconocen el motivo por el cual se sienten incómodas en este mundo…

Y la mayoría de los casos me han remitido a la presencia de muertos…

Aunque esto no quiere decir que Sigmund Freud y Lacan Althusser carezcan de credibilidad: por lo menos a una parte de los tildados “locos” se les debería haber atendido desde el punto de vista de una posesión, no a partir de una atrofia mental…

No entraré en el detalle de los llamados exorcismos, que son la “acción de expulsar, sacar o apartar a un ente de origen demoniaco a través de una práctica religiosa”, pues ello me desviaría del tema central de este texto…

Tampoco rebelaré los secretos que los curanderos poseemos y que utilizamos para deshacernos (en “esas” ocasiones) en las que el verdadero protagonista de “comportamientos” extraños es precisamente un muerto… en realidad lo que haré es mencionar algunos de los tantos motivos por los cuales un muerto puede llegar a nuestra vida y hacerla pedazos…

6.
De niño tuve contacto con personas de origen indígena que si bien no compartieron conmigo su ancestral conocimiento, sí me dejaron saber que había cosas fuera de lo cotidiano que tenían su explicación… más con el paso de los años, el conocer a numerosos iniciados en las más variadas disciplinas místico - esotéricas y tras tener varias iniciaciones supe el origen de dichas afirmaciones…

                                                          En la antigüedad

Son varios los motivos por los cuales un muerto o desencarnado llega a la vida de una persona para desequilibrarla… pero obviemos aquellos casos en que es porque algún maloso los envía por cualquiera de los mezquinos motivos humanos que se le antoje o porque a una persona se le ocurrió pasar por el lugar equivocado… más bien señalemos que en muchas situaciones el origen es responsabilidad del individuo mismo…

Hace tiempo un guía espiritual me explicaba sobre las consecuencias de padecer una depresión: decía que todos aquellos seres incorpóreos que habitan a diario a nuestro alrededor aprovechaban nuestro decaimiento, como si fueran “pirañas”, para alimentarse de la energía de nuestro astral…

Y esto da una importante pista de cuándo es que un desencarnado podría llegar a perturbar nuestra vida… concretamente se refiere que al encontrarnos en algún momento de debilidad anímico-energética (entendiéndose esta también como agotamiento psíquico, enfermedad grave, confusión existencial, cansancio físico, etc.), los muertos pueden hacer de las suyas… más tomando en cuenta que en ocasiones la depresión es una “enfermedad”, me referiré directamente a otro estado de debilidad bastante peligroso para aquellas personas que carecen de un carácter fuerte: un punto álgido o de precario equilibrio que se da al momento de consumir alcohol o drogas…

7.
Obviamente que haré la siguiente tajante aclaración: no critico el uso de las drogas y el alcohol en cualquiera de sus modalidades… lo anterior para que se entienda sin prejuicios lo que a continuación se explicará…

8.
Cuando se consumen sustancias que en general alteran nuestros sentidos, siempre existe un punto de equilibrio en el que la persona aún está consciente de una realidad, su entorno, que percibe y el cual todavía puede definir, más también es la mínima diferencia en la que comenzará a deformarla… esto no puede definirse como una vulgar intoxicación de cualquiera de las “cosas” que se esté consumiendo, esto se debe principalmente a la pérdida de oxígeno en el cerebro…

Cuando una persona precisamente deja de oxigenar su cerebro, órgano encargado de toda función motriz y de razonamiento, en ese instante empieza a perder lo que se llama fuerza de voluntad para comportarse de manera coordinada… y si se llega a la completa ausencia de consciencia, en ese momento queda desprotegido y a merced de aquello que el ojo humano no puede identificar: los muertos o desencarnados…  dependiendo la debilidad del astral es que la persona queda o no expuesta a las intenciones de estas entidades…

9.
Cuántas veces nos hemos enterado de que tras una sobredosis de alcohol o drogas algunas personas tienen consecuencias que los dejan retardados, semi-ausentes de la realidad o completamente locos “para siempre”?...

Es por ello que el vox populi acusa diciendo “es que consumía drogas o alcohol y se quedó en el viaje”… sin embargo, esta afirmación no es totalmente cierta… si bien es correcto que toda droga o alcohol genera cierta sobrecarga de energía en el cerebro, misma que provoca la “desconexión” de grupos de neuronas, también es cierto (regresando al punto de frágil equilibrio ya mencionado) que en esos momento un desencarnado puede realizar una posesión y hacerse del completo control de una persona, sin que esto signifique que se le pegó o lo trae encima… esto se convierte en una posesión total de la consciencia y arrinconamiento del alma de manera que un muerto alcanza cierto grado del disfrute de los placeres banales que suelen dominar el comportamiento humano…

Por ejemplo, tratándose del Palo Mayombe, uno de los motivos por los cuales un muerto acepta a incorporarse a una Nganga como Nfumbe, es precisamente la promesa que el Tata le hace en el Campo Nfinda de proporcionarle atenciones y todo tipo de ofrendas… es por ello que aunque suene ridículo, hay Nfumbes que cuando llegan a dominar a su guía, suelen pedir marihuana, cocaína, vinos caros o incluso platillos complicados para resolver cualquier problema (esto finalmente es por culpa del religioso y su falta de carácter para dominar su atributo)…

                                                                Desencarnados

10.
Vayámonos a casos prácticos de los cuales fui testigo:

a.- En el barrio donde vivo existe un tipo que durante muchos consumió drogas químicas hasta que sufrió una sobredosis y resultó afectado de sus facultades mentales… a partir de ese momento este hombre adquirió dos manías que no tenía: fumar obsesivamente y agredir a la gente que se encuentra a su paso…

Es curioso pero tiene sus ratos de lucidez en los que suele saludar amablemente, sin embargo, en general vecinos me han contado que en varias ocasiones han recibido golpes (es de complexión gruesa…hasta podría calificársele de fornido) de esta persona o en el mejor de los casos largas corretizas…

Cuando suelo encontrármelo vagando por las calles y me ve, la mirada se le endurece, se le tensa el rostro, aprieta los puños pero nunca ha pasado de verme con particular odio… en alguna ocasión un policía se quejaba que a él lo ha perseguido varias veces, más siendo un representante de la ley no podía defenderse a golpes del intento de agresión de un loco, lo que le animó a preguntarme por qué cuando pasaba cerca de él yo nunca tomaba precauciones…

- es que no está loco…
- cómo? – me inquirió sorprendido..
- no… lo que sucede es que a él se le metió un muertito en el cuerpo - respondí sin mucho interés, pues algunos de mis vecinos saben de mi trabajo religioso…
- pero si él está loco – insistió –por que a usted no lo agrede?
- el muerto que a él trae dentro sabe que yo tengo también un muerto que me defiende de tiempo completo, así que digamos que si se mete conmigo ese desencarnado sabe que lo puedo sacar y hacerle imposible su proceso de reencarnación…
- y por qué no le hace un exorcismo a ese señor? – me cuestionó…
- no sería un exorcismo – le respondí entre risas – pero tampoco me meteré en donde no me han llamado – e hice una mueca recordándole que su mamá es una persona poco agradable como para ofrecerle ayuda si nunca la ha pedido…

b.- Cierta vez mi esposa salió de viaje al interior del país para una reunión familiar, así que para no extrañarla tanto me compré un DVD de Supertamp grabado durante un concierto que ofrecieron en Munich, mismo que sirvió de pretexto para tomarme un par de whiskies…

Una vez concluidos los tragos y el video procedí a prepararme algo de cenar, así que entré a la cocina y mientras definía algún antojo el horno de microondas comenzó a funcionar sin que yo lo tocara… “ups, mala señal”, me dije mientras lo apagaba, pero al momento de detenerlo sonó el teléfono…

- tengo un problema - escuché contrariada la voz de mi esposa – uno de los invitados se ha excedido en las copas y pareciera que está teniendo una congestión alcohólica… pero me queda claro que es algo más…
- me imagino qué es – le dije tras usar la videncia…
- claro que los dos sabemos qué es –comentó – ya sé que tengo qué hacer, pero me ha saltado una duda…

Me la compartió, se la aclaré y antes de colgarme pidió que astralmente la ayudara en lo que iba hacer…

Horas después, como a las tres de la madrugada, me llamó de nuevo para decirme que había conseguido sacar al muerto antes de que se “acomodara” y previo a la llegada de una ambulancia que alguna de las asustadas invitadas pidió…

Acompañaron al afectado a un hospital en el cual les informaron que realmente no había llegado a padecer una congestión alcohólica, aunque tampoco podían precisar de dónde provenía el malestar, así que le administraron suero y una vez estabilizado procedieron a realizarle unos estudios… obvio que no diagnosticaron nada que no fuera una pesada cena…

Una vez que mi esposa me hizo esa aclaración, procedió a explicarme el “enfrentamiento” espiritual que tuvo con un muerto bastante molesto que pretendía instalarse en el cuerpo del “alegre” invitado…

A la espera

c.- Hace varios años vivía por los rumbos aledaños del centro de la ciudad, en un edificio de departamentos que como en todos los de este tipo contaba con vecinos incómodos…

En uno de estos departamentos ubicado dos pisos arriba del mío, vivía una escandalosa pareja con una adolescente producto del primer matrimonio de la mujer… el actual marido era un taxista al que le gustaba echar trago, fumar marihuana y golpear a su esposa… eso sí, a la joven nunca la molestaba…

Cierta noche y en el momento en que yo regresaba de un concierto de rock, me encontré a la mujer sumida en la desesperación afuera del taxi de su esposo… en cuanto me vio corrió para pedirme que la ayudara…

- qué le sucede? – pregunté mientras nos encaminábamos rumbo al auto…
- estábamos platicando en el taxi – me contó – bueno, en realidad discutiendo, pero ya sabes que siempre se toma sus cervezas y se pone a “fumar”… y de pronto comenzó a comportarse de una manera rara… extraña…
- extraña? – le inquirí…
- sí… pareció que le dio un ataque o algo, pero después se puso a decir palabras en un idioma raro y se quedó dormido…

Cuando llegamos al taxi abrí la portezuela y encontré al hombre acomodado en el asiento trasero y con un semblante bastante descompuesto, entré para ver si aún respiraba y en ese momento alcancé a ver cómo los últimos rastros de algo parecido a una bocanada de humo de cigarro terminaba de introducírsele por la nariz…

Por alguna razón concluí que era demasiado tarde para hacer algo por él, sin embargo, mandé a la mujer a que buscara un teléfono público y llamara a una ambulancia…

Mientras ella se alejaba me quedé observando al hombre y descubrí que su semblante mejoraba con gran rapidez… en algún momento el tipo se incorporó sorpresivamente, se acomodó en forma correcta sobre el asiento, abrió los ojos, me vio y soltó la carcajada más escalofriante que he escuchado en mi vida… cruzamos miradas sin decir nada hasta que la mujer regresó, me bajé del auto y cuando los dos volteamos hacia el interior el cuerpo del tipo había regresado a su posesión desfallecida…

En pocos minutos llegó la ambulancia y se lo llevaron al hospital… su esposa se fue detrás de ellos en el taxi y yo subí a tratar inútilmente de dormir: no podía quitarme de la mente la extraña mirada que adquiere un muerto cuando te ve…

Una semana después me encontré a la mujer en el elevador…

- se me olvidó darte las gracias por lo de la otra noche – se disculpó…
- no se preocupe – dije – cómo sigue su marido?
- bien… muy bien – exclamó – increíblemente desde el día que lo llevaron al hospital ha cambiado mucho… incluso ya no me pega y toma muy poco… aunque eso sí: se ha vuelto muy callado…
- me dio gusto saludarla – le dije a manera de respuesta en el momento en que la puerta del elevador se abrió en mi piso…

Esa misma noche, cuando salía del edificio para irme a una fiesta, me encontré cara a cara con el nuevo esposo… desde lejos le noté el cambio… me detuve frente a él, pero me esquivó ocultándome la cara para que no lo viera a los ojos…

Están en todo lugar

11.
Cuando los muertos se instalan cómodamente en un cuerpo ajeno (como ejemplo de algunos de los casos por los cuales ellos realizan una posesión), dado que los placeres mundanos son un buen recuerdo y los desencarnados los buscan por necesidad, lo que hacen es permanecer como parásitos con el mínimo de existencia biológica en el organismo que les permita mantenerse “activos en esa buena vida” hasta que llegado el momento de la muerte de su víctima, puedan hacer un intercambio de almas que les permita tratar de engañar “al creador” y les facilite (ingenuamente) el proceso de reencarnación…

Si bien este proceso puede tardar muchos años, por lo regular el citado intercambio de almas es también bastante común en los niños pequeños, dada su debilidad astral (según los estudiosos el alma de una persona se acopla completamente en el cuerpo hasta que se cumplen los 12 años), junto con la falta de carácter o el miedo de su propia madre que facilita la permuta*, porque qué más fácil y rápido puede reencarnar que un alma pura que nunca pecó, como la de un bebé en temprana edad?…

Independientemente del ejemplo anteriormente citado, la posesión por parte de un muerto tiene muchas otras particularidades, si bien mencioné anteriormente que la estancia de un muerto en un cuerpo ajeno es un proceso puede tardar años, también es correcto aquello de que dependiendo de la urgencia del desencarnado éste puede llevar a la persona al suicidio pues aunque la intención no sea realizar un intercambio de almas, llegado cierto punto ese muerto no sabrá como abandonar a la persona, por lo que una manera de librarse es que quien lo contiene también muera…

Ahora bien, no necesariamente una posesión es resultado de la maldad de un desencarnado, existen circunstancias en las que esta se da como consecuencia de un estado de confusión de individuos que hayan fallecido recientemente y ante la negación de su “nuevo estado”, intentan apoderarse de un cuerpo para aferrarse a la vida que tuvieron… sin embargo, este tipo de casos son más fáciles de resolver pues lo que este desencarnado está buscando es luz, y luz es lo que se le debe dar a manera de trueque para que se aleje…

Otro motivo por el cual un muerto se posesiona de una persona, aunque éste sea menos común, es porque tiene la necesidad de comunicar algo, y sólo manifestándolo es que puede reanudar su camino en el mundo inmaterial hacia donde le toca ir…

Finalmente es importante mencionar que las manifestaciones de una posesión pueden ser discretas y apenas perceptibles, o abiertas y dramáticamente observables, pero también es fundamental hacer un profundo estudio sobre todo lo que haya detrás del intruso, pues en ocasiones al desalojar a un desencarnado de manera inadecuada puede provocar la muerte de la persona si es que ésta ya se acostumbró a esa coexistencia…

Eso sí, nunca se debe olvidar que los muertos, los desencarnados, siempre estarán al acecho…

* una manera más amable que hasta podría decirse que se da como una convivencia acordada, es a través de la donación de órganos de un recién fallecido… por ello es que cuando sucede cualquiera de estas dos situaciones, a una persona le puede cambiar drásticamente el carácter o adquirir “mañas” que antes no tenía después de un trasplante…

3 comentarios:

José Krüz dijo...

Ahhh¡

Hesiquio dijo...

Muy interesante tema y es verdad, los muertos o desencarnados trastornan la vida de las personas haciéndolos cambiar a veces radicalmente. Lo digo porque a mi esposa le mandaron un desencarnado con la finalidad de acabar con su vida, afortunadamente pudo deshacerse de el antes de que eso pasara. Ella vivía como en el limbo, siempre pensativa, sin poner atención, a veces ni escuchaba y cometía errores constantemente. Cuando se deshizo de esa entidad, ni siquiera se acordaba de muchas cosas que hizo

ujule rachid dijo...

los muertos no sólo trastornan la vida de las personas... pueden matarlas, por ello es importante saber identificar los síntomas, lo que pasa es que mucha gente no cree en los desencarnados y eso ha provocado que muchos fallescan si saber la verdadera causa... saludos mpangui...