“Nouvelles de Colombie” reúne los cuentos traducidos al francés de los escritores colombianos Juan Gossaín, Juan Esteban Constaín, Juan Diego Mejía, Mauricio Vargas y Ricardo Silva… El escritor cubano Leonardo Padura fue nombrado hoy "Doctor honoris causa" por la Pontificia Universidad Católica del Perú… "En Blanco y Trocadero", una novela manuscrita que circuló clandestinamente en Cuba en los años 70 y que ahora ha sido publicada por Neo Club Ediciones, un sello del sur de la Florida… “Harry Potter”, la saga escrita por la británica J.K. Rowling cumple 20 años con siete tomos, 450 millones de ejemplares y ganancias de más de 22 mil millones de dólares por venta de libros, mercancía y películas…

14 de diciembre de 2013

Es lo malo de los libros 11



1.
Ñ era diferente, pero no por que tuviera alguna virtud o simpatía fuera de lo común, no era hermosa ni millonaria de nacimiento… lo que la distinguía de los demás era su inigualable carácter del carajo…

Fuimos compañeros de trabajo bastante tiempo, pero en un inicio apenas y una semana después de que obtuve aquel empleo, me di cuenta que entre ella y los colegas había un muro infranqueable… en mi caso también se estableció, aunque no tardó en derrumbarse…

2.
Al no comprender la razón por la falta de comunicación entre “ella” y “los demás”, pensé que el origen era porque venía de otro planeta, después supuse que sufría de posesión demoniaca, pero a los pocos días de haber pasado por esas y otras erróneas teorías, ella misma se encargó de aclararlo: ni los espacianos ni el diablo podían ser responsables de haber concebido un androide-demoniaco tan irritante…

El detalle que me permitió conocerla sucedió así: había llegado a la oficina una mañana y me encontré con un memorando, dejado la noche anterior por mi jefe, en el que venía pegada una pequeña nota amarilla con las palabras “URGENTE”…

Lejos de asustarme me emocioné: finalmente me había sido asignada una misión importante, pero en cuanto hice lectura del contenido del comunicado me asusté, pues en él le solicitaban al jefazo del jefe de mi jefe de mi jefecito actualizara el mapa edafológico de todo el país…

- aah cabrón, y esto? – dije ingenuamente en voz alta al tiempo que volteaba a ver a un compañero sentado a mi lado derecho, más antes de que él dijera algo Ñ hizo que el tiempo y mi respiración se detuvieran…

- qué dijiste? – preguntó ella en algo cercano a un grito, después de voltear con felina agilidad para poder clavarme en su mirada, llena de odio, hacía mi angelical persona…
- perdón? - dije educadamente…
- qué dijiste? – repitió poniéndose de pie al tiempo que me encaraba…
- de qué hablas? – insistí mientras con la mirada busqué en la cara de mi vecino alguna explicación, más este ya tenía hipócritamente clavados sus ojos en su diario deportivo, así que recorrí cualquier opción que me permitiera dar un brinco para escapar de las garras de aquella fiera en caso de que decidera atacarme, pero la única salida disponible que había en la amplia sala que ocupábamos 7 personas pasaba exactamente a lado de su escritorio…
- de lo que acabas de decir – reclamó y sin que yo me diera cuenta ya había eliminado cualquier distancia que había entre nosotros…
- el “aah cabrón”? – cometí el error de repetir…
- ESO!!! – gritó al tiempo que daba un manotazo en mi escritorio – ESO exactamente, la próxima vez que digas una mala palabra en mi presencia, haré que te arrepientas el resto de tu vida!!!
- lo siento – dije pensando que tenía razón: no se deben decir malas palabras en una oficina, sobre todo si hay mujeres presentes…

La fiera regresó a su lugar, simulé leer el memorando y tras digerir el susto pude concentrarme y descubrí qué era lo que me estaba pidiendo mi jefe, gracias a una palabrita anotada con lápiz en la parte inferior del documento: suelos

3.
Hubo un tiempo en que el “cabrón” desapareció de mi vocabulario, así que me llevé la fiesta en paz con ella, pero mis compañeros eran únicos en eso de las bromas y en una se sobrepasaron al esconder mi almuerzo… y a mí me pudre que se toque mis alimentos, lo que provocó que me levantara furioso y les reclamara a gritos:

- vamos a ver grandísimos cabrones: quién hijo de su puta madre agarró mi almuerzo? – y creo que fue tal mi rabia que uno de ellos se puso de pie, ante la risa nerviosa de todos, para regresármelo…
- no te enojes licenciado – dijo un tanto apenado…
- al que vuelva a tocar mi comida le voy a partir toda su jodida cara en micro pedacitos – les advertí a todos al tiempo que regresaba a mi lugar encontrándome con que Ñ ya estaba de pie y dispuesta a reclamarme mis improperios, pero supongo que mi colérica mirada la hizo desistir…

A partir de ese día iniciamos una relación más relajada que considero a veces rayó en la amistad… al menos de parte de ella hacia mí…

4.
Pero he de reconocerle algo por encima de sus defectos: Ñ leía… aunque en un principio yo no sabía la temática de sus libros, conforme creció su confianza en mí pude conocer su perversa obsesión: la ciencia, concretamente la biología insectívora…

Claro que a partir de esa cercanía, los demás compañeros se olvidaron de las travesuras y pasaron a la burla: “suertudo”, me decían cuando la atemorizante Ñ brillaba por su ausencia… y es que el único relajamiento que ella tuvo en eso de sus obsesiones con las palabrotas fue conmigo: a ellos les seguía exigiendo que se comportaran con el Manual Universal de Buenos Modales completo…

5.
Conforme pasaron los meses percibí actitudes en Ñ que dejaban ver en ella a una potencial asesina serial, como el tomar agua en un vaso esterilizado que sacaba de una hermética bolsa de plástico o usar obsesivamente líquido antibacterial en las manos… 


Pero también me enteré de las leyendas urbanas que alrededor de ella aumentaban su desquiciada personalidad: que si tenía un enamorado millonario al que despreciaba (me consta), que si era lesbiana (a saber), que si era amante del jefe (lo dudé), que si era vegetariana (me consta), que si pertenecía a una secta cuyo culto se remontaba a millones de años en otra galaxia (sólo Dios sabe), que si comía niños indigentes (pues que no era vegetariana??), que si era una asustadiza solterona (uops, sigan leyendo)… curiosamente de lo que nadie comentaba era de su ritual de cada lunes: llegaba con 3 rosas amarillas, las colocaba en un delgado florero y les cambiaba a diario el agua…

Pero lo que me llevó a la paranoia fue cuando en cierta ocasión ya cayendo la tarde y estando solos, se sentó frente a mí, tomó el libro de Francisco Rojas González que estaba leyendo, lo hojeo con desdén y me soltó sin más:

- no entiendo por qué lees este tipo de cosas… hay temas más interesantes y universales que el de la revolución mexicana…
- como cuáles? – dije mientras veía como pasaba mi libro de una mano a otra sopesándolo…
- como la BIOLOGÍA – soltó como si aquella palabra encerrara algo que no cualquier mortal pudiera entender…
- sí - le mentí – he visto que son tus temas preferidos…
- no son temas – aclaró reprimiendo ese tono bélico con el que solía dirigirse a la humanidad – es conocimiento del todo lo que nos rodea…

Y durante la siguiente hora y media me fumé términos como reticulado, biota, transporte inactivo, radiación adaptativa, superficie de sustentación, spur cloacal, patagium y toda una letanía que lejos de hacerme sentir mal por mi ignorancia, me llenaron de terror por la manera tan orgásmica (poniendo ocasionalmente sus ojos en blanco), con que los citaba… finalmente mi libro regresó a salvo al escritorio…

Obviamente que su vasto conocimiento me hizo recordar mis clases de biología en la secundaria, así que para no hacerla enojar le hice un par de escuálidas preguntas, mismas que la motivaron a darme profunda cátedra sobre los insectos…

Y entonces la comprendí: su obsesión por las larvas, parásitos y gusanos y su vínculo con flores, árboles y plantas era inmensamente proporcional a su incapacidad para relacionarse con las personas… eso me llevó a sentir una breve pena por ella hasta que se levantó, fue a su lugar escritorio y regresó con un libro que dejó caer pesadamente ante mi, acompañado de una cuasi orden: “léete esto para que entiendas”… mi miedo regresó al leer el título: “Selección natural y herencia”…

6.
A partir de ese día y conforme transcurrieron los meses sucedieron varias cosas: obviamente no leí ese libro, pero tardé un tiempo prudente en regresárselo, descubrí que vivía cerca de la casa de una novia que yo tenía, mi terror hacia su presencia se convirtió en prudente miedo y después en simple precaución… lo peor: constaté que en nuestras conversaciones – que ella solía buscar en la soledad de la tarde, cuando los demás compañeros se ausentaban - yo podía soltar palabrotas como “cabrón”, “güey”, “pendejo” o “chingaderas” sin que ella pasara de abrir exagerada pero pacíficamente los ojos…

Sin embargo, sus cuestionamientos sobre mi tipo de lecturas y su ofrecimiento a compartirme interminables tratados sobre biología, la convirtieron en una acosadora constante (sic)…

7.
Una mañana el personal de limpieza de la oficina se encontraba haciendo sus labores y una mujer de pequeña de estatura apenas alcanzó el teléfono colocado sobre un archivero, cuya altura le provocó dificultad para manejarlo se zafara de sus manos y fuera a parar contra el “preciado” florero de Ñ…

- pero qué le pasa? – le gritó ella al ver como el recipiente de cristal se hacía pedazos – por qué no se fija? Qué no sabe hacer su trabajo sin perjudicar a los demás? ACABA USTED DE ROMPER EL MÁS MARAVILLOSO REGALO QUE ME DIÓ MI ESPOSO!!!

No entraré en el detalle del llanto de la pequeña mujer ante el terrorífico juicio ni de las amenazas de hacerla perder su empleo… sólo haré eco a lo que posteriormente comentaron hasta el cansancio los compañeros: “Ñ?… esposo?... pues que no era una lesbiana-traga-niños?”…

8.
Me reservé mi opinión, pues la confianza que Ñ me había dado en algunos aspectos de su vida personal, no me daba derecho hacer públicas mis conjeturas… pero pasaron los meses y sucedieron tres situaciones que hicieron regresar mi paranoia:

a) una mañana en que llegué a mi escritorio y mientras me quitaba el saco para colgarlo en el perchero, Ñ se acercó a saludarme y me dijo algo parecido a un sensual: “aaahh, loción jovan… muy bonita tu corbata”, lo que hizo procesar en mi cerebro aquello como una hormonal y femenina agresión…

b) alguna de las tardes en que solía acosarme con sus conversaciones insectívoras, me soltó sin más:

- préstame uno de tus libros que hayas leído – a cuya provocadora respuesta fue poner en sus manos al siguiente día “La miel derramada” (el censurado libro... por la portada, no por su contenido), del escritor José Agustín, lo que me permitió conocerle su punto débil: el tema del sexo le provocaba terror…

Y el acabose:

c) Un sábado a insistencia de mi novia fuimos a un mercado a comprar fruta, encontrándome con Ñ y sus padres, quienes emocionados por conocer a un compañero de trabajo de su hija nos invitaron a su casa, en donde nos ofrecieron un abundante almuerzo y mucha plática…

Y fue un comentario de su padre el que me hizo entender muchas cosas detrás de la vida de Ñ…

- … y mire, la verdad es que a la Rosa (mamá de Ñ) y a mí no deja de darnos miedo la ciudad… ya sabe que en la capital está todo lo malo de la gente…
- estoy de acuerdo con usted – dije…
- … y más nos preocupa Ñ… porque en caso de que lleguemos a faltarle, ella se quedaría sola… pues ya sabe: sus dos hermanos y su hermana ya tienen pareja y no creo que se preocupen por ella – dijo al tiempo que la señalaba con la cabeza…
- no se preocupe – dije como buen hablador que soy - ustedes van a vivirle muchos años…

En ese instante percibí una mezcla de odio-vergüenza-trágame-tierra-y-amenaza de parte de Ñ hacia todos, transmitido a través de una incendiaria mirada… esos sí: el perceptible ultimátum tardó casi un mes en cumplirlo… y fue ése sábado cuando descubrí que Ñ no sólo NO tenía esposo, sino que nunca había estado casada…

9.
Al siguiente lunes de ese fin de semana, y ante mi generalizado “buenos días” a todos mis compañeros, Ñ masculló algo que no entendí pero que supuse era una grosera respuesta a mi saludo…

Durante esa semana ella apenas y me dirigió la palabra, me dejó concentrarme en mis labores por las tardes y borró relativamente de mi cabeza la existencia de horribles y amenazantes insectos… pero un par de sorpresas estaban por venir: una, relacionada con la solicitud de Ñ de tomar todas sus vacaciones pendientes y que se transformaron en algo cercano a un mes… otra, al volver presentó su renuncia argumentando que la solicitud de divorcio por parte de su esposo le había provocado una crisis emocional que ella necesitaba digerir y superar… a solas …

Entre los compañeros se plantearon disparatadas hipótesis por los motivos de la renuncia… incluyendo comentarios cargados de lástima, pero a su vez de mucho morbo, sobre todo relacionados con lo difícil que debía ser el superar un fracaso matrimonial… yo guardé prudente silencio (lo obligatorio cuando se sabe una verdad que a nadie debe importarle), pero eso en nada ayudó a que mi libro de José Agustín me fuera regresado…

No hay comentarios: