“Nouvelles de Colombie” reúne los cuentos traducidos al francés de los escritores colombianos Juan Gossaín, Juan Esteban Constaín, Juan Diego Mejía, Mauricio Vargas y Ricardo Silva… El escritor cubano Leonardo Padura fue nombrado hoy "Doctor honoris causa" por la Pontificia Universidad Católica del Perú… "En Blanco y Trocadero", una novela manuscrita que circuló clandestinamente en Cuba en los años 70 y que ahora ha sido publicada por Neo Club Ediciones, un sello del sur de la Florida… “Harry Potter”, la saga escrita por la británica J.K. Rowling cumple 20 años con siete tomos, 450 millones de ejemplares y ganancias de más de 22 mil millones de dólares por venta de libros, mercancía y películas…

13 de noviembre de 2014

Es lo malo de los libros 18: mi vida con W (parte 2)



7.
Un domingo por la tarde mientras jugaba dominó, W me llamó a mi celular…

- interrumpo algo? – interrogó…
- nada importante - la tranquilicé, le di un trago a mi cerveza y me puse de pie mientras mis amigos se quejaban por suspender la partida…
- te aviso que saldré de viaje – dijo sin rodeos – salgo en la madrugada hacia Londres…
- y eso? - la cuestioné…
- mi esposo viajará por asuntos de trabajo – señaló…
- vaya - exclamé un tanto confundido...
- sé que suena extraño – comentó, pero de inmediato la interrumpí…
- no me expliques nada…
- te aclararé lo que debes saber – advirtió - hay mucho de por medio en ese divorcio: mi patrimonio, por lo que trabajé desde joven, él lo tiene hipotecado todo y no pienso dejárselo…
- haces bien en recuperarlo…
- te voy a confesar algo que no deberías saber – dijo con solemnidad – tengo años de no tener sexo con él, casi los cuatro que llevamos juntos: en todo ese tiempo sólo he hecho el amor una vez y fue contigo…

No supe qué decir… minutos después, tras hacerme reír varias veces, se despidió con un “te quiero”…

En cuanto regresó al país me invitó a cenar… apenas y nos vimos me entregó una bolsa en cuyo interior descubrí dos discos de grupos desconocidos para mí: “The Blue Nile” y “Thee Hypnotics”, junto con un libro de reproducciones de Claude Monet…

- es mi pintor favorito – señaló al ver mi cara de sorpresa…
- gracias – le dije emocionado…
- … y conservo mi virginidad exactamente igual desde que estuvimos desnudos por primera y única vez - soltó…
- eso no es asunto mío – le advertí…
- me queda claro que ni siquiera lo preguntarías – reconoció – pero para mí es importante que lo sepas, ya que decírtelo va más allá de cualquier situación que pudieras suponer sobre mi…
- lo sé – acepté tras percibir sinceridad en su mirada… una vez que ordenamos la cena, se me quedó viendo y sugirió:
- deberías comer un poco más… estás muy delgado…
- no me da mucha hambre – dije tratando de no entrar en detalles…
- y eso? - sondeó preocupada...
- sufro contigo y por ti, sabes? – W bajó la mirada y quedó en silencio…


8.
Saliendo de un cine le pregunté cómo le hacía para darse esas escapadas que nos permitían tener una relación, como despreocupados novios, estando ella casada…

- él odia a mi familia y a su vez ellos no lo soportan, así que le digo que iré a ver a mi madre y se conforma con eso…
- vaya - atiné a decir…
- el simple hecho de mencionársela lo pone de mal humor - agregó…
- lo clásico: el yerno que no soporta a la suegra – comenté divertido…
- es que no conoces a mi madre – soltó dejándome mudo…
 
Una vez que enfilamos rumbo a mi casa, durante la luz roja de un semáforo tomó su bolso, sacó un libro y me lo entregó, vi la portada y sonreí…

- cómo sabes tanto de mí? – la interrogué al descubrir que era de Hunter S. Thompson: “El diario del ron”…
- tú me lo cuentas todo durante nuestras conversaciones…
- pero hablamos tanto – me quejé…
- tú hablas, yo escucho y mentalmente tomo nota – presumió…
 
9.
Durante los tres años que tardó su divorcio conocí a varias mujeres, una de las cuales me interesó bastante… se lo confesé…

- te entiendo – aceptó con cierta tristeza…
- debería sentirme mal? – pregunté mientras cenábamos una ensalada…
- no, en verdad lo comprendo y me suena lógico – reconoció – temía que llegara este momento… y ahora que se hizo realidad, pues…
- mejor nos olvidamos del tema - propuse…
- de acuerdo, pero antes debo hacerte una pregunta: esta novedad cambia tu promesa de estar siempre conmigo?
- no – respondí con firmeza al tiempo que sentía la envidiosa mirada de varios hombres que se encontraban en el restaurant: no se podía pasar por alto la belleza de W…
- entonces te puedo pedir un favor? – reviró ajena a todos ellos…
- cuál? – pregunté intrigado…
- no dejes de contarme por qué te hace feliz… ella o quien sea…
- eres masoquista? – pregunté sin comprender el motivo de su petición…
- no, simplemente me gusta confirmar que pese a los malos ratos, la vida sigue y siempre hay “algo” más adelante…

Curiosamente ese prospecto de relación no fructificó…

10.
Mientras tomábamos un café, una lluviosa tarde, me confió:

- tuve que ir a un banquete… de esos de gala donde tocan una aburrida mezcla de muzak y lounge, ya sabes con quien fui… sorpresivamente una mujer bastante guapa, por cierto, se acercó y me invitó a bailar…
- y?
- obviamente me negué, así que volvió a su mesa… después regresó e insistió en lo del baile… a mi marido no le importó, pero como la rechacé de nuevo, ella decidió quedarse parada a mi lado, mirándome y en espera a saber de qué
- no entiendo – dije…
- mi esposo se puso de pie y se alejó ignorando el acoso, ella en ese momento soltó un “te amo, me gustas y no pienso irme de aquí sin tu compañía”…
- y qué diablos pensaba ese pendejete al dejarte sola? – protesté…
- no te dije? – me preguntó y de inmediato respondió - es homosexual… y siempre lo ha ocultado porque no hubiera sido bien visto por su jefe…
- en serio? – pregunté sorprendido…
- claro, y la mejor manera de disimularlo era casándose con una mujer como yo – dijo, más lejos de sonar vanidosa, daba una pista de lo complicado que era su vida - de ahí viene el infierno en el que vivo…
- y cómo es que no te diste cuenta que era homosexual? – pregunté confundido - cómo consiguió conquistarte?
- es muy listo y hábil en muchos aspectos, pero también violento, rencoroso, siniestro y lleno de maldad: te analiza durante meses hasta que descubre la manera de hacerte pedazos o de embaucarte – y agregó – lo de su homosexualidad? sencillo: su falta de interés en el sexo lo justificó con su diabetes, colesterol y la presión arterial alta…
- y la “enamorada”? – retomé al descubrir que el tema la incomodaba…
- el personal de vigilancia la sacó del salón discretamente…

11.
La madrugada de un martes me llamó y dijo a manera de amenaza:

- paso por ti mañana a las ocho… llévate una muda de ropa porque nos iremos de paseo…
- y eso?
- mi esposo salió de viaje a Portugal…
- esta vez no te llevó? – dije, más de inmediato me arrepentí al descubrir que mi comentario sonó mordaz…
- insistió en que lo acompañara, pero le dije que no me habían dado permiso en mi trabajo… aunque sí lo hicieron, pero para irme de pinta contigo – y agregó – bueno, eso en caso de que quieras…
- te espero – contesté…

Al siguiente día íbamos sobre avenida Insurgentes, rumbo al sur de la ciudad, pero sin realmente tener idea a dónde dirigirnos…

- ya nos llevará el destino – dijo arrancando su auto último modelo…
- no, el destino es un señor muy cabrón al que no debes dejarle opinar – avisé - vamos hacia Morelos…


Llegamos y le propuse que se dejara guiar por su intuición… lo hizo y antes de llegar a Ocuituco se desvió rumbo a Jumiltepec, transitamos largamente por un camino de terracería hasta que nos detuvimos frente a un letrero donde se leía: “Hotel Ecológico Quinta La Joya”… sin dar tiempo a nada entró al estacionamiento, fuimos a la recepción y alquilamos una suite… después nos dirigimos al restaurant, comimos relajadamente, caminamos por los jardines del hotel y nos encerramos en nuestra habitación el resto de la jornada…

Al día siguiente pasamos parte de la mañana en la alberca (dos jóvenes se dedicaron a ver a W con lujuria el tiempo que estuvimos ahí)… después de comer descubrimos que una muda de ropa no sería suficiente para quedarnos más días, así que fuimos a Ocuituco de compras…

Los días que estuvimos ahí hicimos el amor a todas horas, visitamos los poblados que rodeaban Jumiltepec, curioseamos en una tienda cuarzos y un local de libros usados (en la que ella me regaló una vieja edición de “El retorno de los brujos” y yo a su vez le obsequié un chuzo engarzado en oro), comimos en un mercado y recorrimos el Convento de Santiago Apóstol… cuando llegó la mañana del domingo emprendimos el regreso ya que su esposo volvía esa tarde…

Durante el trayecto los demás autos nos rebasaban con rapidez, pero ella mantenía una velocidad discreta, así que le dije mientras en el reproductor sonaba Georgia Satellites clamando “Don’t pass me by”:

- aunque no fue un acuerdo notariado, finalmente rompimos eso de que “no podemos seguir con lo nuestro”…
- cállate – dijo con dulzura mientras las lágrimas brotaban de sus ojos…
- por qué lloras? – le pregunté…
- porque vamos separarnos tras pasar unos días estupendos – confesó…

12.
Hubo una época en que nuestros encuentros se espaciaron al grado de pasar hasta un mes sin saber de ella, sin embargo, en alguna interrupción de sus silencios (atendiendo a su solicitud), le comenté por teléfono que había conocido a una mujer que me gustaba demasiado… no dijo nada, quizá pensando que sucedería lo mismo que la primera vez: no pasaría a más…

No hay comentarios: