Dos días después de aplicarse la eutanasia a la francesa Anne Bert, se publica “Le tout dernier été”, libro donde narra su experiencia con la esclerosis… Apoyado por una mañosa campaña de publicidad, el escritor español Fernando Aramburu gana el Premio Nacional de Narrativa 2017 por su novela “Patria”… El colombiano Luis Miguel Rivas presenta “Era más grande el muerto”, novela ubicada en los años 80 y 90, cuando Pablo Escobar ridiculizó al Gobierno… 23 narradores de España y América celebran el centenario de Juan Rulfo con el libro "Rulfo, cien años después"… El premio Nobel de Literatura decepciona de nuevo: gana Kazuo Ishiguro, un escritor británico de corta producción literaria…

18 de febrero de 2015

Mp3 en la tornamesa 8: Shintaro Sakamoto


2014 terminó con varias grabaciones rescatables… una de ellas es el nuevo disco de Shintaro Sakamoto llamado “Let's Dance Raw”: una innovadora propuesta no sólo para el contexto musical japonés, sino en general para la escena internacional en el rock…

El rock nipón no suele ser tomado en serio por estos lados debido principalmente (y según los críticos musicales), a que Japón nos tiene invadidos en muchos aspectos de nuestra vida cotidiana y a que su concepto sonoro es en ocasiones extremadamente ingenuo, demasiado musak, cínicamente común y exageradamente simplista… sin embargo, una acusación así habla de desconocimiento, sobre todo en términos sociológicos…

Quien no conozca la historia de Japón no sabe del extraño híbrido cultural que compone a ese lejano país… en consecuencia, quienes niegan la existencia del jazz, el blues y el rock en la cultura nipona dejan claro que no se han dado cuenta que ese país es la verdadera panacea en la “cultura universal moderna”…

Debemos reconocerle a Japón muchas cosas, no sólo su influencia económica en el mundo… tampoco basta con aceptar que son los paladines de ese demonio llamado tecnología: debemos admitir que gracias a ellos conocemos la “estabilidad espiritual” como resultado del reacomodo geopolítico de la historia reciente que obligó a un devastado país a convertirse en la única y verdadera capital multicultural del planeta… sí, cultural y ello le acerca también peligrosamente (para horror de los norteamericanos) a lo musical…

En este entorno el guitarrista Shintaro Sakamoto (no confundir con el también japonés y músico avantgarde Ryuichi Sakamoto), tiene una justificada reputación como autor, instrumentista y aglutinador de toda expresión musical existente actualmente en Japón, a la que él sabe dotar de un estilo que ninguno de los llamados nuevos “grandes guitarristas” ha conseguido, característica que él posee como virtud para destacar como artista emergente en la escena del rock internacional…

Shintaro es conocido por haber sido el guitarrista y cantante de un grupo underground llamado “Yura Yura Teikoku”: un eclético power trío (que incluía Chiyo Kamekawa en el bajo y a Ichiro Shibata en la batería), cuyo nombre se traduciría como El Imperio Oscilante y al que muchos no lograron conceptualizar musicalmente, y por lo mismo, los catalogaron como un “rock psicodélico” muy emparentado con el universal y permanente “hard rock” y el “rock progresivo”… como curiosidad en la historia de la banda, Sakamoto fue el responsable del arte gráfico de toda su discografía…

Durante más de dos décadas “Yura Yura Teikoku” lanzó 9 discos entre álbumes de estudio, en vivo y recopilaciones, con los que no sólo alcanzó impresionante y consolidado éxito en tierras niponas, sino que a nivel conocedores traspasó fronteras europeas, norteamericanas y en cierta manera latinas (tomando en cuenta que cantaban en japonés), hasta que en marzo del 2010 la banda declara su disolución de manera amistosa, emprendiendo cada quien su carrera como solista…


Como resultado de dicha ruptura habría que agregar que cualquier álbum de la discografía de “Yura Yura Teikoku”, pese haber sido fichados por la mundialmente conocida discográfica Sony, es bastante difícil de conseguir (alcanzando cada disco precios exorbitantes en Europa, así que imaginen su valor en oro en américa), lo que ha acrecentado su status de banda de culto…

A partir de 2010 Shintaro Sakamoto funda el sello discográfico "Zelone Records", publica su sencillo "In A Phantom Mood" y posteriormente lanza su primer álbum en solitario en noviembre de 2011, del mismo nombre, junto con algunos sencillos, Ep’s y Remixes hasta que llega a 2014 con “Let's Dance Raw”…

Después del encasillador sonido “hard rock” como guitarrista, los medios “especializados” se han suavizado y reconocen en el estilo de Shintaro herencia de sonidos que van desde el jazz-rock de los 70’s hasta lo exótico, experimental, psicodélico, shamisen, pop, indie, honkoyuku, funk y un mosaico de resonancias de Occidente…

Como sea, él nunca se durmió en sus laureles y en su nuevo disco “Let's Dance Raw” encontramos a un guitarrista que si bien suaviza su estilo, también explora su instrumento, aprende y sincretiza sin perder esa identidad japonesa que todo lo aglutina, digiere y convierte en una extraña mezcla que va desde el rock clásico, la improvisada música electrónica, el despreciado folk, los tradicionales heavy metal y hard rock y el erótico reggae hasta la cadenciosa salsa, el clásico hougaku, el extraño el slack key hawaiano, el característico tango, el eterno bolero, el militante hip hop y la inclasificable j-music, convirtiendo su sonido en una invitación a la explorar los ritmos universales…

A todas las anteriores virtudes de Sakamoto habría que agregar la gran creatividad que plasma en los videos con los que suele acompañar los sencillos que se han desprendido de su breve discografía solista, clips que él mismo acostumbra dirigir y que incluso en ocasiones se encarga completamente de su animación, lo que manifiesta su constante búsqueda de oportunidades para expandir sus inquietudes artísticas…

Se puede definir a Shintaro Sakamoto?... es un vulgar sonido exótico?... un ramplón world beat?... le damos el beneficio de la duda o lo reconocemos como uno de los músicos más propositivos de 2014?...

Mejor que cada quien disfrute de este agradable disco (cuidado al detalle no sólo en cada nota, sino también en el artwork del cuadernillo), seguramente llegará a la misma positiva opinión de su servidor, aunque use cualquier sinónimo de auténticamente multicultural para definirlo… eso sí: debemos reconocer que “Let's Dance Raw” le dará a este guitarrista finalmente el reconocimiento internacional que se merece…

No hay comentarios: