Dos días después de aplicarse la eutanasia a la francesa Anne Bert, se publica “Le tout dernier été”, libro donde narra su experiencia con la esclerosis… Apoyado por una mañosa campaña de publicidad, el escritor español Fernando Aramburu gana el Premio Nacional de Narrativa 2017 por su novela “Patria”… El colombiano Luis Miguel Rivas presenta “Era más grande el muerto”, novela ubicada en los años 80 y 90, cuando Pablo Escobar ridiculizó al Gobierno… 23 narradores de España y América celebran el centenario de Juan Rulfo con el libro "Rulfo, cien años después"… El premio Nobel de Literatura decepciona de nuevo: gana Kazuo Ishiguro, un escritor británico de corta producción literaria…

22 de abril de 2015

Mi vida en la Santería 27: Eleggua es un señor muy cabrón




No lo negaré: como le ha sucedido a millones de personas
 a lo largo de todo el tiempo que se le ha rendido culto a los
Orishas, hubo una época en que ingenuamente pensé que
mi padrino sabía sobre religión y que era honesto…

1.
Una de los más grandes errores que cometen Santeros, Paleros y Babalowos es ver a sus pacientes y ahijados como botín para saquearlos hasta donde Orunmila se los permita…

Yo tuve varios padrinos y madrinas de entre los cuales, si se tratará de retomar la teoría del doctor Victor Frankenstein, ni juntando las mejores virtudes de cada uno (en caso de que tuvieran alguna), se podría hacer un religioso medianamente decente…

Uno de esos padrinos (me inició como Curandero y después como Santero), destacó por ser un estafador que viviendo en la vulgar ignorancia, creía que estaba en el derecho de disponer de la vida de todo aquel incauto que cayera en sus religiosas redes…

2.
Nada tonto ese hijo de Oggun: al llegar el día de Eleggua (sí, aquel que muchos neófitos celebran un 13 de junio, ofreciéndole además otra fiestecita el 30 de abril, pues al final ese Orisha es un “niño”), lo agasajó con dulces, frutas, comida, ridículos concursos infantiles, música tropical y bebidas embriagantes….

Por si fuera poco, en aquella fiesta celebrada en el patio de su casa todos los asistentes debíamos estar sonrientes, felices y sin asomo de sufrimiento pues Eleggua podría enojarse y provocarnos algún terrible accidente de regreso a nuestra casa… no importaba que un familiar estuviera muriendo de cáncer o que nuestro jefe estuviera planeando despedirnos por haber faltado al trabajo ese día: debíamos ser felices so pena de padecer la venganza de los Orishas (diría Lydia Cabrera)…

3.
Recuerdo que ese miércoles 13 de junio, con el pendiente de que mi jefe encontrara el pretexto que llevaba años buscando para hacer de mi estancia en mi trabajo un infierno, y celebrando en casa de mi padrino el día de Eleggua (quien vivía al fondo de un inclinada vereda a la cual tuve que acceder en reversa, previniendo una complicada salida), se me acercó y me dijo…

- ya me dijo Eleggua que no lo tienes muy contento…
- y eso? – pregunté asustado y con toda la ingenuidad religiosa con la que en aquel entonces me comportaba…
- dice que no le gusta tu falta de alegría este día – soltó – y recuerda que Eleggua es un señor muy cabrón…
- en el trabajo las cosas no andan bien y este día precisamente – comencé a explicarle, pero autoritario como era me interrumpió…
- quiere que le dejes unas monedas – dijo señalándolo en el centro de un raquítico trono que pretendía hacerle honor al Orisha – para que yo le pueda comprar una ofrenda que lo tranquilice…

Cruzamos miradas en las que en la mía supongo se manifestaba duda, pero en la de él ambiciosos sentimientos inquisitorios, hasta que finalmente opté por la prudencia: saqué un billete de mi cartera y lo coloqué dentro del Orisha… mí padrino sonrió, me dio una palmada en la espalda y se alejó…


5.
Ese día todos sus ahijados habíamos colaborado con un platillo (y “algo” más), para que la comida y la bebida fueran suficientes para todos los que asistiéramos, incluyendo alguno que otro invitado…

 - oye – me dijo mi padrino en el momento en que yo platicaba casi a gritos (por el excesivo volumen de la música), con una conocida que había recibido la mano de Orunmila – ya casi no hay cerveza – al tiempo que volteaba a ver hacia donde estaba su Eleggua…
- qué hacemos? – pregunté…
- Eleggua quiere que todos seamos felices – señaló – así que vamos al depósito que está a tres calles a comprar una caja…

Salimos de su casa y durante en el camino mi padrino habló de las bondades que conlleva tener contento a Eleggua… cuando llegamos al depósito, pidió la caja de cervezas pero al momento de buscar su cartera descubrió que la había “olvidado”…

- paga – cuasi ordenó no sin antes haber pedido también dos cajetillas de cigarrillos – ya sabes que Eleggua todo te lo ha de duplicar…

Obviamente de regreso a su casa, mientras yo cargaba las cervezas, reiteró su discurso sobre el sacrificio que todo religioso hace y que los Orishas siempre toman en cuenta...

6.
El festejo siguió mientras mi padrino bailaba con todas sus aijadas, incluyendo ocasionalmente algunas piezas con su esposa, supongo que para evitar una de las tantas escenas de celos que ella solía hacerle por su constante coquetería con toda mujer que se le parara enfrente…

En algún momento se me acercó y me amenazó…

- no entiendo pero Eleggua sigue bravo contigo – muy buena gente él, como siempre quiso que se le viera, propuso – agárrate 7 guayabas de las que hay en el trono, límpiate con ellas en el baño, las metes en una bolsa y te espero afuera de mi casa…

Aquello me asustó, sobre todo porque una de las más importantes recomendaciones que recibí en mi Itá de mano de Orunla fue no discutir con mis jefes, y precisamente esa semana había reñido con dos de ellos: y apenas era miércoles!... así que le hice caso, avisé a mi esposa que saldría y en menos de 5 minutos estaba alcanzándolo en la calle… al salir lo encontré platicando con su vecino: un joven a quien yo conocía de vista, pero de quién los rumores decían que se dedicaba al consumo de drogas, la delincuencia y de paso adoraba a la Santa Muerte…

- vámonos – dijo apenas y me acerqué: nos subimos al auto de su vecino y durante varios minutos permanecimos en silencio hasta que mi padrino avisó – vamos al Panteón de “acá arriba” a dejar tus guayabas…

Mientras avanzábamos por calles llenas de baches, la música tropical que había sintonizado en la radio el joven me taladraba los oídos… en mis manos yo llevaba la bolsa con las guayabas mientras mentalmente le pedía a Eleggua se llevara todo lo malo, se encargara de mis enemigos y me diera sus bendiciones

7.
Antes de llegar al Panteón mi padrino me dijo que teníamos que dejarle una ofrenda a Oya para poder entrar, así que nos detuvimos en una licorería y compré pan dulce y una botella de aguardiente… cuando llegamos el auto fue estacionado debajo de un frondoso árbol que daba gran sombra y discreción, mi padrino y yo nos bajamos pero el joven no hizo el intento de moverse…

Al entrar mi padrino me pidió 9 monedas y se limpió con ellas antes de dejarlas en la entrada, me pidió el aguardiente, le dio un largo trago, lo sopleteó en el mismo lugar donde puso el dinero y quitándome la bolsa con pan fue depositando pieza por pieza en el suelo… fue cuando terminó de limpiarse (sí, sólo él), que entrarmos al campo santo…


Caminamos largamente y en silencio hasta que encontramos una tumba que a él le pareció adecuada… sopleteó sobre la lápida, me pidió le entregara la bolsa con guayabas, se inclinó sobre ella al punto de casi hincarse y dijo varias frases en voz baja… después se puso de pie, me entregó el licor y me avisó que tenía que verter todo su contenido alrededor de la lápida… finalmente avisó que era hora de irnos…

8.
Mientras andábamos el regreso, mi padrino me detuvo para decirme…

- tú sabes que tenemos que ser agradecido con todas las personas que nos ayudan… así que dale dinero al joven que nos trajo para que se compre unas cervezas… te aseguro que la Santa Muerte te lo compensará – y reanudó sus pasos…

Regresamos al coche y dentro de él se percibía un penetrante olor a marihuana… minutos después estábamos de regreso en la casa de mi padrino… nos bajamos y antes de entrar ofrecí un billete al joven…

- no, cómo crees!! – lo rechazó…
- por las molestias – atiné a decir…
- no fue nada – aclaró – al contrario, yo te conozco – soltó esa frase que muchos deben saber interpretar para saber lo que realmente nos están insinuando…
- es para que te compres unas cervezas – traté de convencerlo al tiempo que él lo rechazaba moviendo negativamente las manos hasta que mi padrino me quitó el dinero de la mano, lo metió en uno de los bolsillos del pantalón del joven y dijo asumiéndose como autoridad…
- tómalo como pago de gasolina – y entró a su casa…
- muchas gracias – exclamó el joven estrechándome la mano…

9.
Opté por contener mi molestia: una cosa era que mi padrino me vendiera cuentos donde intervenía Eleggua y otra que pensara que yo era un barril lleno de dinero, así que a la media hora avisé que nos íbamos pretextando la lejanía que nos separaba de nuestra casa…

Al salir me despedí de Eleggua (y de paso aproveché para plantearle lo sucedido durante toda la celebración, dejando la actitud de mi padrino a su justa consideración), salimos, nos subimos a mi auto y traté un par de veces de sacarlo de la hondonada, sin poder evitar que por lo empinado se regresara… al tercer intento sucedió lo mismo, más al pisar el pedal del freno patinó sobre la grava y fue a estrellarse contra la defensa del coche de mi padrino rompiendo uno de sus focos traseros… a la siguiente intentona finalmente pudimos salir de ahí…

Del desperfecto yo me enteré una semana después, cuando me lo reclamó y pidió se lo pagara, situación a la que obviamente no me negué, aunque le solicité el modelo de su auto para ir personalmente a buscar la pieza: evité que él me pidiera una cantidad superior de dinero a lo que realmente pudiera costar… mi actitud no le convenció, pero finalmente su molestia desapareció cuando le entregué la pieza nueva, ahora sólo faltaría que él se diera tiempo para cambiarla…

Esa jornada en su templo tuvo sólo dos pacientes (cuando en general recibía unos 20 diarios) y cada vez que yo veía de reojo a mi padrino, me acordaba de que él decía que Eleggua es un señor muy cabrón

7 comentarios:

ketu dijo...

Buenas noches Sr. Ujule Rachid.
Casi me ha recordado a mis padrinos cuando soltaba dinero por sus peticiones diciendo que los Santos lo devolverían con creces...
La verdad dan ganas de huir de cualquiera que viva de la Religión. Pienso, que quizás las Religiones Afroamericanas deban volver a ser clandestinas y asunto exclusivo a la más estricta intimidad familiar...
Un Saludo.
Atentamente,
ketu

ujule rachid dijo...

creo que el asunto es más profundo Ketu y no se limita a decir que muchos Santeros y Babalowos inician a cualquier delincuente por sacarle dinero…

el gran problema es: por qué Orunmila avisa que una persona deberá ser iniciada, a sabiendas de lo que hará con la religión?...

o peor aún: por qué un Orisha acepta ser colocado en la lerí de una persona a sabiendas de que con esa energía robará, mentirá, estafará, violará e incluso matará?

ketu dijo...

Buenas noches Sr. Ujule Rachid.
Mucho antes de entrar en la Santería, recibí a distancia algunas clases de Cábala de un muy humilde Maestro (las clases eran gratuitas, y el profesor Kabaleb decía que no se pensara que era gratuito porque al recibir la Luz sin contraprestación o liquidación, nos quedábamos vinculados de alguna manera a la Obra Cabalista karmáticamente ...) Allí se daba a conocer que los Genios Cabalísticos, los 72 Nombres de Dios o Ángeles del Cielo, eran los encargados cada uno de ellos de suministrar a los Hombres una Enseñanza o Programa determinado. Pero que era voluntad del hombre aceptarlo o rechazarlo, es decir someterse de buena voluntad a las normas morales y éticas que huyen del egoísmo, o por el contrario favorecer las propias concupiscencias poniéndose por delante de tu prójimo. Si se optaba por lo segundo, automáticamente se activaba la Sombra del Genio en cuestión, su Reverso tenebroso o Lucifer, porque la "energía sagrada" no podía desaparecer sin más, sino que caía en el Abismo y desde ahí, por las entidades llamadas Luciferes se volvía a inocular al ser humano, pero esta vez por las "malas" haciendole vivir una serie de "experiencias". Entre ellas que si "planta" la semilla de la "estafa" no tardará en ser "estafado", si no en esta vida, en una próxima, siendo víctima de lo él mismo sembró...
Creo que todos tenemos derecho a evolucionar si lo queremos, y a recibir la iluminación sagrada para ello (léase también orisha), pero en nuestro libre albedrío hacemos que se active la cara angelical, o su reverso tenebroso, en función de nuestra calidad moral. Pero todos deberemos pagar, antes o después, por nuestros actos, recibiendo la remuneración correspondiente a lo que hemos trabajado.
Muchas Gracias por todo Sr. Ujule Rachid.
Atentamente,
ketu

ujule rachid dijo...

nsala malekum Ketu...

muy interesante todo lo que comenta, de hecho el gran sabio de la Osha e Ifa Rubén Cuevas comentaba que en el caso de Orunmila se rige por la ley del vumerang: todo lo que das se te regresa...

más deje le pregunto: en méxico un ex presidente llamado carlos salinas de gortari se juró como babalowo y desde que dejó la presidencia hace 20 años, en 19994, maneja los hilos de la política de méxico, hundiendo a millones de personas en la miseria moral, el hambre, la pobreza y la muerte... en donde está Orunmila? tendremos que esperar a que muera y reencarne para que le pasen la factura y mientras los millones afectados por varias generaciones a futuro viven y se comportan miserablemente?...

vayámonos a España: qué sucedió con los huérfanos y desaparecidos que dejó de herencia del dictador Franco?... acaso se ve que que a Rajoy le vayan a pasar pronto la factura por los desahucios, la violencia, el desempleo, la miseria, las familias rotas y los suicidios que se derivan de ello? tendremos que esperar a que muera para que reencarne y le hagan pagar por todo el daño a los millones afectados por varias generaciones a futuro?

Le sigo?

Bien, veamos a George Bush: asesinó a millones de personas al invadir Afganistan e Irak (por mencionar sólo dos países) y probó novedosas armas militares con sus habitantes, hundió a latinoamérica en la ignorancia, el desempleo, la prostitución, la pobreza, la producción de drogas y véalo: feliz viviendo de su pensión como presidente sin que nadie lo moleste...

así que Ketu, yo le pregunto (y ojo, no le estoy cuestionando sus ideas, le cuestiono para que me ilustre): acaso sirve una vida miserable (producto de una reencarnación tras "portarse mal"), para pagar por el daño que se hizo a millones de vidas, daño que afectará a docenas de generaciones de una sola familia, cuya desintegración fue producto de las decisiones de un individuo?

estanos hablando, Ketu, de que las decisiones que toma por ejemplo, un presidente, hunden a un país en un gran balde de mierda y que incluso esas decisiones condenan a la miseria económica, moral y espiritual a futuro a gente que ni siquiera a nacido...

nótese que hablo, Ketu, de una miseria económica, material, ideológica, cultural, moral y espiritual porque mientras avanza "la vida" los presidentes forman y deforman a sociedades enteras para hacerlas vivir como animales, vil ganado (el ganadomatrix dirían atinadamente los ideólogos Luis Carlos Campos y José Luis Camacho), que responda a sus necesidades de ambición, poder y perversiones?...

y cómo esos poderosos lo pagarán? en una siguiente reencarnación donde nacerán pobres y bajo el yugo de otro presidente que los maltrate también como ganado al cual explotar?...

Ketu me quedo con su propuesta: que cada quien evolucione como se lo marque su conciencia... o como pueda, pero mientras tanto espero que algún día alguien juzgue y obligue a contestar a Ra, Visnú, Olofi, Mahavisnú, Dios, Alá, Nzambi, Yahveh, Lucifer y demás comodinos por haber permitido que este planeta estuviera manipulado por tanto hijo de puta...

finalmente le pregunto: si una persona sale de su casa todas las mañanas, con actitud cánibal, para defender su miserable trabajo: no se está alejando de la evolución espiritual y con su actitud forma parte de la reproduccicón del mezquino sistema?... o en el caso contrario: acaso la búsqueda de la evolución espiritual a título personal no es finalmente un sinónimo de sumisión y resignación ante los poderosos?

saludos...

ketu dijo...

Buenas noches Sr. Ujule Rachid.
Yo no soy ningún Maestro, por lo que le pido de antemano perdón y paciencia al leer mis argumentos no muy bien razonados.
El Maestro Kabaleb decía que los Gobernantes son reflejo del pueblo al que gobiernan (en su mayoría) y es así mientras las personas no vayan cambiando sus esquemas mentales y prioridades hasta llegar a una masa crítica que mueva al cambio de gobierno. Por ejemplo en España siempre se ha visto como un Triunfador a aquél que se hace rico sin trabajar, la parte negativa es que dichas personas son corruptas y no miran el interés común sino el suyo propio, por lo que la experiencia a vivir es darnos cuenta como seres gobernados a cambiar nuestro prototipo de "héroe". También las personas de la "masa o rebaño" tienen que ir aprendiendo, mediante la experiencia, las consecuencias de delegar la toma de decisiones que les afectan en otros, ya que es muy cómo pensar "que decida otro.. o lo que diga fulano".
Me imagino que la retribución a liquidar por parte del Gobernante que hundió en la miseria a millones de personas será muy severa según la proporcionalidad de la Ley del Karma, ya que su deuda no es con una persona sino con millones. Pero si aún así estas personas no quieren concienciarse, liquidar su karma y evolucionar, caerán en un Abismo, como les sucedió a los Luciferes, que al negarse a trabajar con las emociones al servicio del hombre, se convirtieron en "basureros" que reciclan la energía divina desperdiciada por el Hombre y que cae en el Abismo del que ellos son habitantes y obreros quedándose una parte para su subsistencia. Por eso resulta hasta natural que algunos de esos gobernantes hagan pactos con los Luciferes para mantener su estatus y retrasar lo inevitable, puediéndose convertir en demonios cuyo origen fue humano, como a su vez les sucedió a los luciferes de orginen angélico.
Una de las cosas que agradezco estar aprendiendo en esta vida es que la muerte no es el final, sino un punto y seguido en un nuevo sistema. Lo que me ha llevado a pensar que quizás lo más importante de la vida no sea su tiempo, o el sustantivo, sino la oportunidad de vivir...el verbo, el qué hacer con el tiempo que nos ha sido otorgado, y siempre termina reflejándose en lo único que nos podemos llevar como alforja en nuestro caminar, la conciencia. Por lo que creo que la concienciación es el objetivo (y sujeto) de todas las experiencias que se nos invita a realizar.
Un afectuoso saludo. Luz y Progreso.

Atentamente,
ketu

José Krüz dijo...

Que su dios favorito nos agarre confesados.

José Krüz dijo...

:0