Dos días después de aplicarse la eutanasia a la francesa Anne Bert, se publica “Le tout dernier été”, libro donde narra su experiencia con la esclerosis… Apoyado por una mañosa campaña de publicidad, el escritor español Fernando Aramburu gana el Premio Nacional de Narrativa 2017 por su novela “Patria”… El colombiano Luis Miguel Rivas presenta “Era más grande el muerto”, novela ubicada en los años 80 y 90, cuando Pablo Escobar ridiculizó al Gobierno… 23 narradores de España y América celebran el centenario de Juan Rulfo con el libro "Rulfo, cien años después"… El premio Nobel de Literatura decepciona de nuevo: gana Kazuo Ishiguro, un escritor británico de corta producción literaria…

11 de diciembre de 2015

A vender la Osha

1.
Mi padrino era dado a poner apodos… esa manía se le acrecentó después de iniciarse en la Osha y también ese fue uno de los tantos motivos por los cuales lo mandé al carajo: no me gustan las faltas de respeto, sobre todo si de poner sobrenombres se trata…

2.
Una mañana recibí un mail de un joven (lo llamaré E) que buscaba una casa religiosa para atenderse pues tenía los caminos cerrados… en aquel entonces yo aún creía en la mitología sobre la Osha e Ifa, así que me tragué su cuento de que tenía problemas, era buena persona y no merecía todo lo que “la gente mala” le hacía…

Lo llevé con mi padrino, lo consultó, le hizo una limpia espiritual y esa jornada el joven le hizo varias preguntas sobre la Santería… días después me enteré que regresó para cumplir con los requisitos que los cánones imponen: llevaba un plato de loza blanco, dos velas, un par de cocos y un sobre con su derecho…

A partir de ahí llegaba acompañado ocasionalmente de su novia: una chica atractiva, inteligente y cuyo elocuente silencio dejaba claro que no coincidía con lo que su novio buscaba… un día él confesó sentir que estaba entrando a un mundo místico, esotérico, espiritual y mágico, y sin venir al caso, citaba las películas de Harry Potter, razón por la cual entendí por qué usaba anteojos idénticos a los del personaje del cine…

Mi padrino, burlón como era, se dio cuenta del detalle y le puso el apodo de Harry Poster… y fue gracias al recién llegado que ratifiqué, una vez más, que a las personas les va mal en la vida por su mezquindad: nadie tiene derecho de arrojar la primera piedra en contra del prójimo si primero no se ha visto la suciedad en sus manos…


3.
A las semanas de ser iniciado como Curandero en una ceremonia que no venía al caso (andaba en búsqueda de la Santería, no?), E dio las primeras señales de quién era: una noche llegué al Templo y ante la falta de pacientes comenzamos a conversar entre los ahijados presentes… noté miradas recelosas de mi padrino y a los pocos minutos me soltó una indirecta: su observación no venía al tema y sí con una discusión sobre Palo que yo mantenía en un foro de la web, sitio del que E obtuvo referencias mías para contactarme…

Tomé nota porque mi padrino ni su esposa sabían usar computadora, y en consecuencia, no tenía razones para saber de la polémica si no era por su nuevo ahijado…

4.
El siguiente detalle sucedió al poco tiempo, un domingo por la mañana (tras una de las Cátedras que eran lo que le daba fama a mi padrino), E me dijo:

- estoy vendiendo discos compactos con libros de los Orishas y demás
- por qué? - lo cuestioné, pero ignoró mi regaño…
- están en formato word…
- cuáles son? – lo interrogué para ver hasta dónde llegaba… los enlistó y agregó comentarios sobre su contenido…
- tengo el "Cuarto de Santo" – presumió – describe la ceremonia que lleva cada Orisha al momento de coronar...
- vaya...


- y tratados de Palo – presumió – uno que detalla la carga que lleva la Nganga dependiendo el Mpungo al que la consagres…
- ya te rayaste? – lo cuestioné…
- no, ni lo necesito: soy Curandero – replicó con las mismas palabras que usaba mi padrino para presumir por qué podía participar en una ceremonia de Palo, pretexto que nunca fue aceptado por Paleros y Tatas, motivo por el cual siempre era expulsado de cualquier habitación en donde estuviera presente una Nganga - y agregó E - también tengo "Los Oddus de Orunmila"
- cuánto? – interrogué, dijo el precio, me dio una lista con el contenido, prometí revisarla, me dio una palmada en el hombro, lo vi alejarse y pensé: “no estás iniciado ya estás vendiendo la religión”…

Hubo más detalles, como descubrir la manera lujuriosa en la que observaba a pacientes, ahijadas y a las hijas de mi madrina, su obsesión por interponerse entre cualquier ahijado y mi padrino, su patética actitud de citar las leyendas urbanas sobre la Santería (aquellas que todo mundo –iniciado o no- repite sin reflexionarlas), lo que avisaba qué tipo de religioso de Osha sería E…


5.
Cuando huimos del psicópata de mi padrino, entre las paredes de su Templo quedaron atrapados “amigos” a quienes conocí años antes y a los que llevé para solucionar problemas de desempleo, salud y enemigos que los llevaron a convertirse en sus ahijados…

No recibimos en casa más llamadas, mails y ni visitas de quien perteneciera a su Templo, incluyendo a mi hermana de sangre que por competir conmigo (y tras llevarla para solventar un problema laboral), solicitó ser jurada como Curandera e iniciarse en el Palo y la Osha…

6.
Hubo dos posteriores anécdotas relacionadas con el tema:

- Uno fue toparme de frente con mi expadrino y su familia, cierta tarde de un sábado en casa de mis padres, con motivo de una comida que mi hermana organizó en su honor… llegamos de imprevisto para recoger un hato de hierbas que íbamos a utilizar con dos pacientes que habíamos citado esa tarde (quienes habían pedido limpias espirituales al rechazar cualquier contacto con la Santería), ewes que mi hija nos había comprado en el Mercado de Sonora, pero que por motivos de tiempo (llámese “una fiesta”), había dejado apresurada con mis progenitores…

Nos saludamos de manera políticamente correcta, mi hermana nos invitó a acompañarlos, declinamos por las prisas y nos despedimos sin hacer aclaraciones de divorcios espirituales que no venían al caso…

- El otro fue un correo electrónico enviado por E, unos tres meses después de que conseguimos escaparnos, en el que me preguntaba si tenía el volumen 5 de “El Secreto de poder”, la manipuladora serie sobre Palo Monte Mayombe escrita por Román S. Rodríguez, mejor conocido en la estafadora web como "El Brujo", lo anterior con el objeto, señaló, de que le proporcionara una copia electrónica para completar el cd número 8 sobre textos y tratados de Palo, Osha e Ifa que estaba por sacar a la venta…

Obviamente no le respondí…

No hay comentarios: