Dos días después de aplicarse la eutanasia a la francesa Anne Bert, se publica “Le tout dernier été”, libro donde narra su experiencia con la esclerosis… Apoyado por una mañosa campaña de publicidad, el escritor español Fernando Aramburu gana el Premio Nacional de Narrativa 2017 por su novela “Patria”… El colombiano Luis Miguel Rivas presenta “Era más grande el muerto”, novela ubicada en los años 80 y 90, cuando Pablo Escobar ridiculizó al Gobierno… 23 narradores de España y América celebran el centenario de Juan Rulfo con el libro "Rulfo, cien años después"… El premio Nobel de Literatura decepciona de nuevo: gana Kazuo Ishiguro, un escritor británico de corta producción literaria…

15 de marzo de 2017

No tienes camino en la religión

para Julio Rocha, Awo Orunmila

1.
Se ha mencionado antes que se necesita hasta un año de investigación espiritual (usando diversos oráculos), para saber si una persona tiene camino para ser religioso en la Osha.

Si bien hay ocasiones que desde las primeras consultas ante Ifa a la persona se le informa que irremediablemente deberá recibir iniciaciones mayores, en términos prácticos ello puede definirse con la ceremonia de Mano de Orunla (entre muchas otra formas), en la que incluso se determinará el paso a la Osha, Ifa y quizá jurarse en Palo o Espiritismo.

Wande Abimbola (máximo representante de Ifa en Nigeria), señaló en una entrevista que en su país a los recién nacen se les hace un registro para saber si tienen camino en la religión, y en caso de que ese sea su destino, desde pequeños se les educa para en su momento ser consagrados como Sacerdotes de Osha y/o Ifa, más fuera de Nigeria las cosas cambian y tanto Santeros como Babalowos inician a mansalva a personas sólo para obtener dinero por el pago del derecho.

2.
Reflexioné sobre lo anterior tras ser interrogado vía telefónica por J (una exitosa ejecutiva industrial), quien insistía en cómo saber si el religioso con el que se consulta era honesto al mandarla a recibir la Mano de Orunla; conversé largamente con ella (nos dio la madrugada), sobre la conducta del que podría ser su padrino, más insistía con el tema:

- qué tal que soy pésima para detectar actitudes que me has enlistado o soy muy ingenua? – cuestionó - o mis problemas son tan complicados que necesito una solución tajante y la de iniciarme me suena a una respuesta viable para todo?
- tú nunca pierdes la paciencia – advertí viendo mi reloj.
- suponte que lo hago – neceó - de qué otra manera puedo saber si no me estaré metiendo en más dificultades con estas religiones?
- nunca falta la señal – afirmé y prometí a explicarle cómo la vida cotidiana va dando indicios de si vamos en el camino correcto, más dada la hora propuse vernos el fin de semana para conversarlo con calma.
- nunca has querido consultarme – agregó a manera de reclamo, solté una carcajada y cortó la llamada.

3.
Apenas llegó J y reiteró sus dudas. En mis explicaciones incluí que los antepasados, guías o protectores (como se les guste llamar), mandan señales sobre un error que está a punto de cometerse, ya sea por recibir una iniciación innecesaria, estarán mal hechas o porque el padrino es un bandido que sólo busca su dinero y alterará su astral, generándole una cadena de calamidades. Le compartí algunas anécdotas:

a. Conocí a un matrimonio, ambos hijos de Obatalá, quienes me contaron que el día que iban a recibir su Mano de Orunla, el tráfico rumbo a casa de su padrino estaba extrañamente complicado; por si fuera poco se desató una tupida lluvia que retrasó más su llegada.

Al entrar a la colonia se desinfló una llanta, tras varios minutos se contactaron con un conocido que iba en otro auto y entre todos la cambiaron, más al encender el auto no tenía corriente y hubo necesidad de conectarle algunos cables para pasarle corriente.

Recibieron la Mano de Orunla y a los dos meses coronaron Santo, más su situación económica no mejoró, vendieron su casa, él perdió su trabajo y a ella los problemas de salud ningún Babalowo se los solucionó. Me preguntaron cuál podría ser el origen de tantos males, les hice una Consulta Espiritual y el resultado fue que no tenían camino en la religión de los Orishas.

b. Lo conocí en un tambor para Yemayá: era un joven homosexual culto y amable que no atinaba a entender por qué su vida no levantaba: había perdido su empleo, su novio lo abandonó y en el colmo de la mala suerte se rompió la pierna y el brazo que ese día llevaba enyesados.

Contó que desde que dio sus primeros pasos en la religión todo se le complicó: le corrigieron en tres ocasiones la Mano de Orunla, los tres itás hablaron diferente, le cambiaron dos veces a su Orisha tutelar, lo rayaron en Palo, recibió Prenda, coronó a Obatalá y en un mes le rectificarían el santo pues Shangó reclamaba su cabeza.


- y quién te dijo que tenías mal tu santo? – lo interrogué.
- mi nuevo padrino – señaló a un Babalowo de dudosa reputación.
- vas a coronar Osha otra vez? – lo cuestioné.
- sí, me dice que te pueden asentar en tu cabeza hasta 3 Orishas siempre y cuando no pase más de un año desde la primera vez.
- vaya.
- pero todo se ha pospuesto… la última vez faltaban un par de días para la rectificación y me caí, me rompí un brazo, una pierna y todo se retrasó tres meses.
- vaya – repetí.
- qué opinas? – preguntó - me han contado que eres vidente.
- no es fácil darte una respuesta en este momento – expliqué – dame tus datos y llámame en una semana - apuntó todo en un papel, me lo entregó, le di una palmada en la espalda y me alejé.

No me devolvió la llamada y después me enteré que tras rectificarle el Santo sufrió un cambio radical en su carácter: se volvió iracundo, irreverente y vengativo, reforzó su Nganga, brujeaba a cualquiera persona al menor pretexto y se estaba haciendo millonario por trabajar Mayombe negro; fue cuando recordé que la investigación advirtió que él no tenía camino en ninguna religión de origen africano.

c. Hace años una joven recomendada por una amiga me llamó por teléfono y pidió la consultara a ella, a su esposo y a su hijo. Tratándose de niños no me involucro, así que le propuse llevarla con un Babalowo al que acababa de conocer. Estuvo de acuerdo.

Los acompañé y los resultados no fueron buenos para ninguno, pero a partir de ahí tuve cierta comunicación con ella hasta que cierto día desapareció y al Babalowo gradualmente le perdí la pista.

Un año después ella me llamó para contarme que lo seguía consultando, la juró en Palo, le entregó Mano de Orunla, guerreros y Orishas de adimú (al igual que su esposo), pero ni con eso evitó que su negocio quebrara, después se divorciaran y ahora estuvieran en litigio por la custodia de su hijo… por eso me llamaba: quería que le respondiera por qué tantas desgracias en su vida si ella era buena religiosa.

Le ofrecí una Consulta Espiritual y accedió. Semanas después nos vimos y le expliqué que la respuesta a sus infortunios estaba en que no tenía camino religioso; la noticia lo tomó por sorpresa y tras hacerme varias preguntas ella misma tomó la decisión de deshacerse de sus atributos y afirmó que todo lo que hizo aquel Babalowo fue estafarla.

Días después me llamó por teléfono para decirme que le había dado camino en el monte a sus guerreros y demás Orishas y que su situación había mejorado un poco. Desapareció de nuevo.

Volví a saber de ella cuando se plantó frente a mi casa: la invité a pasar y me explicó que no sólo había regresado a rescatar a sus Orishas, sino que volvió a consultarse con el mismo Babalowo.

- lo que no entiendo es por qué de nuevo mi vida tiene graves retrasos.
- por lo que ya te expliqué: no tienes camino en la religión.
- mi padrino dijo que debo hacer Santo – advirtió…
- la gente cree que la religión de los Orishas soluciona todo, pero eso es mentira: la Osha e Ifa son destino, y bueno o malo, si te inicias lo vives para depurar karma… solo si lo tomas con sabiduría evolucionarás espiritualmente – respondí antes de agregar que ella era dueña de su vida y que deberá hacerse responsable de sus decisiones.

Minutos después se despidió. Seguimos ocasionalmente en contacto, más lo curioso es que en su página de facebook publica cada cierto tiempo textos sobre los Orishas que copia de foros religiosos de la web.

4.
- no lo había visto de esa manera – reconoció J.
- qué? – la cuestioné.
- últimamente surgen imprevistos cuando me propongo ver al que será mi padrino de Mano de Orunla, a veces por situaciones ridículas que hacen que no llegue a su casa – señaló – pero hay algo de él que comienza a irritarme, aunque no sé qué es.
- seguramente lo sabes – señalé y lo pensó largamente.
- son dos cosas: me está cobrando mucho dinero – se quejó – y repite hasta la náusea que el pago de derecho me será recompensado con creces por los Orishas.
- y la otra? – pregunté al ver que vacilaba.
- su manera de verme – se sinceró - se ha vuelto… lujuriosa… ayer dijo que por ser Babalowo hará el rompimiento, me dará el baño con omiero el día de la ceremonia y no sé qué tanto más.
- ahí tienes – avisé – aparte de los problemas que tengas para verlo, que son una advertencia, su interés en ti no es religioso: ese tipo de razones para hacer ciertas etapas de una obra están prohibidas.
- creo que me ha quedado todo claro – anunció y sin dudar agregó – me gustaría que me hicieras una consulta espiritual.

6 comentarios:

Omolokun dijo...

Iboru iboya ibosise...
Muy interesante y educativa.
Lamentablemente, así como hay Religiosos estafadores, hay personas URGIDAS por iniciarse; son las que caen en manos de ellos (tristemente).
Un honor Hermano, estas palabras y un enorme mensaje.
Un abrazo fraterno, cuídate y cuida mucho a la Familia.
Ona ire.
Omi oddi, omi ashe, Orunmila mengwao.
Ashe ooo.

josekruz dijo...

Sé que Tu Obra Literaria es una Genialidad, Dale a la pluma. Si la gente necesita textos cortos, que busque quién le de textos cortos, pues igual sera su panorama siempre: Corto.
Un Abrazo.

Augusto Bernardez dijo...

te quedo genial el nuevo diseño!

josekruz dijo...

me uno a este ultimo comentario...

ujule rachid dijo...

gracias a amigos: sus opiniones son muy importantes para nosotros... un abrazo...

WILLIAM TORRES dijo...

Excelente el nuevo diseño al igual que tus escritos saludos.