2 de mayo de 2017

La ley de Bardini

Hay dos tipos de escritores: los que describen y los que narran. En los primeros están Gabriel García Márquez, William Faulkner, Sarah Lark, Iván Turguénev y otros, mientras en los segundos destacan Juan Carlos Onetti, Nick Hornby, Caitlin Moran y más.

Roberto Bardini cae en el segundo tipo y es un caso excepcional: nació en Argentina, se exilió en méxico hace décadas y ejerce como académico. Ha escrito 15 libros, los 12 primeros periodísticos y los dos últimos literarios. Ha recibido varios premios, destacando el “Lipp Brasserie 2016” a su primera novela “Un gato en el caribe”.

Sobre su militancia con la veracidad Bardini señala: “la verdad, la investigación, la denuncia, el periodismo de investigación me interesaba mucho (…) el periodismo me obligó a ceñirme más a la verdad”.

Aún y con el paso de los años vive amenazado de muerte por sus críticas al ejército argentino, más no se desanima: “es inexplicable que tengamos a Macri de presidente en la Argentina o a Peña Nieto en méxico”, y aclara: “soy periodista (…) me gusta mucho méxico (…) en Acapulco hay un festival de novela policial… qué te puedo decir, me encanta estar acá”.

Cuenta que “Un gato en el caribe” la terminó en los 90s, pero: “la dejé reposar. Seguí con mi vida, trabajando, leyendo (…) y cada tanto (…) la releía, corregía, añadía algo, quitaba (…) fui a ver a la editorial Resistencia (…) y me dice la directora editorial: “¿no tienes una novela inédita?” ahí fue (…) se la di, la presentaron y gané”.


Roberto no se conforma con el galardón y publica su segunda novela, “Un hombre de ley”, que se debate entre el género negro y el policíaco, y cuya frescura le ha ganado excelentes críticas en el medio literario.

A mí siempre el periodismo me apasionó” – señala y reconoce: “también soy escritor aunque me cuesta verme como tal (…) acabo de sacar otra novela llamada “Un hombre de ley”. El Gato – protagonista de “Un gato en el caribe” - aparece como personaje secundario y ahora estoy haciendo un libro de crónicas sobre la frontera”.

En “Un hombre de ley” Bardini cuenta la historia de una isla localizada en la frontera marítima de méxico y Estados Unidos, llamada “Coralito”, en donde una serie de asesinatos pone en evidencia una asqueante corrupción que bien puede trasladarse a cualquier país latinoamericano.

El motor de la trama es la ambición: un sentimiento que los habitantes de Coralito evitaban hacer público hasta que comienzan a surgir cadáveres desmembrados y se hace necesario encontrar al responsable para que vuelva la paz, más esa historia va más allá y a través de un lenguaje sencillo, narrativa ágil, acción constante y prosa milimétrica (en la que ninguna anécdota está de más), se convierte en una sentencia: la naturaleza humana desprecia la redención.

Una novela necesaria para comprender la realidad mexicana, no sólo por su calidad y su sorpresivo final, sino porque está escrita por un autor que ha recorrido el mundo y sabe que lo que sus ojos han visto vale la pena compartírnoslo a través de páginas llenas de irrefutable verdad. El único “pero” sería la portada, más la calidad de los interiores lo compensa.

Roberto Bardini, Un hombre de ley, 192 páginas, Editorial Resistencia, 2016

No hay comentarios: