3 de julio de 2018

Brujería, paganismo, sectas, esoterismo y santería detrás de los presidentes mexicanos


La presencia de brujería, paganismo y esoterismo en la política mexicana para obtener poder y conservarlo, es una vieja tradición que se remonta a la época de los mayas y los aztecas. Por ejemplo, de estos últimos el emperador Moctezuma II tenía una corte de Espiritistas a los que consultaba para tomar decisiones importantes sobre su reino. Con la llegada de los españoles aquello no cambió, y por el contrario, comenzó a usarse también para deshacerse de los enemigos.

Del dictador que gobernaba al país en el año 1900 no se conoce mucho sobre prácticas esotéricas, pero sí de su creatividad para crear demonios como “La bestia” (que asesinaba de madrugada decapitando a sus víctimas) o manipulando leyendas como “La Llorona” (que no fue una mujer que asesinara a sus hijos y penara por los noches con cargo de conciencia: se trataba de una indígena que ante el inminente ataque de los españoles a Tenochtitlan, lloraba preguntándose por el futuro de sus vástagos), leyendas con las que asustaba a sus gobernados.

El hacendado nacido en Coahuila que derrocó a ese dictador, organizó su insurrección a partir de sesiones espiritistas en las que el llamado prócer de la patria (ya pasado a mejor vida), lo contactó para convencerlo de que era el elegido para encabezar el fiasco llamado revolución mexicana. Dos presidentes posteriores, uno sonorense y otro veracruzano, también son reconocidos por sus artes médiums al momento de gobernar.

Otros presidentes incurrieron en prácticas más radicales: el que está catalogado como represor de estudiantes, gran amigo de Henry Kissinger, compartieron secretos que les han permitido llegar a viejos con gran salud. Su sucesor, obsesionado con el llamado “cine de encueratrices”, se divorció para casarse con una de sus protagonistas a la par que mandaba a sustituir las representaciones de Quetzalcóatl (por copias baratas), para rendirles culto particular luego de que un astrólogo lo convenciera de que era la reencarnación de la “serpiente emplumada”.

Años después las religiones afrocubanas llegarían a dirigir el país de la mano del presidente más odiado de méxico, cuya iniciación en Ifa propició que varios de sus allegados abrazaran prácticas que iban desde el Palo Mayombe hasta el Vudú: es conocido el caso de gobernadores de oaxaqueños o tabasqueños que tenía un grupo de asesores constituido por Santeros, quienes asistían vestidos de blanco y portando sus elekes a las reuniones del gabinete y tenían la última palabra al momento de cualquier decisión. Pero lo mejor estaba por llegar.

En el cierre de campaña del que se sería el primer presidente de la oposición del méxico moderno, realizada en el zócalo de la ciudad de méxico, su polémico publicista se encontraba el Templo mayor realizando rituales ante el monolito de Coyolxauhqui para manipular el espíritu de “la mexicanidad”. Los rituales funcionaron, este inculto llevó a la extrema derecha al poder (tras 70 años en manos del pri), y junto con su esposa desmadraron la identidad nacional con otra ceremonia: cortarle las patas al águila que representa el escudo nacional con la intención de borrar el vínculo de los mexicanos con sus raíces guerreras y rebeldes antecesoras: los Aztecas (después él a su vez fue embrujado por su mujer para manipularlo y que los hijos del anterior matrimonio (de ella) pudieran hacer y deshacer oscuros negocios, mientras la exmujer (de él) y para que sus hijos adoptivos nunca se acercaran a su “padre”.

Debe mencionarse que los presidentes mexicanos pertenecen a la Masonería, así como varios diputados, senadores, secretarios, policías, gobernadores y militares, dejando para actrices, futbolistas, chefs, modelos, cantantes, periodistas, actores, banqueros y deportistas vínculos con la Osha, Ifa, Palo Mayombe, La Santa muerte, Jesús Malverde, Satanás, Majishásura o una extraña devoción a la figura del narcosatánico Jesús Constanzo.

Y mientras eso sucede, Orishas, Desencarnados, Deidades, Mpungos, Loas y Demonios permiten a unos pocos dominar a millones a través de la música, las telenovelas y el futbol, mientras el país ve hipotecar el destino de hijos, nietos, bisnietos y tataranietos, al tiempo que los ya citados diputados, senadores, secretarios y demás garantizan a su descendencia vivir como reyes producto de la corrupción.

A partir del 1 de julio de 2018 en méxico “habemus presidente” que gobernará los próximos 6 años, uno que no es Masón (o lo tiene muy escondido), pero sí iniciado en la Osha. Creo que no se necesita exaltar sus características físicas para saber que es hijo de Obatalá. Sí, otro más favorecido por los Orishas que esperemos no se pongan en contra de los 56 millones que votaron por él buscando democracia, equidad social, mejor nivel de vida y fin al derramamiento de sangre.

Cuenta la leyenda que su primer acercamiento con la Osha el nuevo presidente lo tuvo en un viaje a Cuba, donde se consultó con un Santero recomendado por uno de los altos dirigentes del gabinete de castrista, quien le sugirió iniciarse si es que quería que tener éxito en la política mexicana, más no tomó muy en serio la sugerencia.

Durante su segunda campaña por la presidencia, concretamente en el año 2012, una serie de atentados disfrazados de accidentes viales en carretera durante sus giras, lo pusieron sobre aviso de que se buscaba su muerte (incidentes que los chamanes protectores de Catemaco, "Lobo Negro" y "Chabelita", no podían evitar), así que finalmente aceptó iniciarse en la Osha, razón por la cual, si algún curioso lo investiga, descubrirá que en su última etapa de aquella contienda presidencial se registraron más accidentes, pero de personas a su alrededor (incluyendo caravanas), nunca de él.

Con el tiempo, dicha iniciación le han permitido salvarse dos veces de morir por sendos infartos y le han facilitado el control de diabetes e hipertensión; pero además, tras su iniciación (su grupo cercano de asesores incluye, obviamente, Santeros), se percibió un cambio en su actitud belicosa hacia una más tolerante y razonada, que fue la que le permitió ganar simpatizantes.

Sobre la casa religiosa que lo acogió y demás detalles de su ceremonia, así como de los religiosos que participaron, por obvias razones se mantienen (por el momento), en absoluto hermetismo.

Como sea: tenemos presidente amparado por los Orishas, por lo que cabe preguntarse: ¿esta vez las deidades Yoruba darán la ansiada justicia y beneficiarán a los que votaron por él? o como siempre sucede, al gobernante le harán “perder el piso” en detrimento de 56 millones de personas que aún creen en la democracia… y unos milloncitos más que le están dando el beneficio de la duda?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya decía yo que usted sabía lo que pasaria...... Y sabe lo que continúa verdad? Corrijame si me equivoco.

rachid ujule dijo...

:-)

Omolokun dijo...

Iboru, Iboya, Ibosise...
Esperando te encuentres muy bien Hermano.
Como siempre, luciéndote con tus escritos.
Ashé para t y los tuyos.
EXCELENTE!!!
Un abrazo fraterno.
Saludos.

rachid ujule dijo...

gracias mpangui, u gusto leerte por aquí... un abrazo...

RANDY MAYA dijo...

Ojala no pase como ha pasado en países como Venezuela y Nicaragua que en contra de todo se han pertetuado en el poder sin nadie q haga nada

rachid ujule dijo...

hola randy, el problema no es que en cualquier país del mundo se enquiste en el poder un partido o gobernante, sino que la gente no reaccione, no les haga cumplir sus obligaciones como presidentes, y cuando decidan hacerlo, ya sea demasiado tarde y corra la sangre... suerte...