16 de julio de 2013

Las mentiras de la Santería (3)

12.
La mentira en la Santería se da porque esta religión tiene en la actualidad dos grandes males anidados en el corazón de sus religiosos: la IGNORANCIA y la MENTIRA…

Sobre el tema de la IGNORANCIA pondré sólo un ejemplo para explicarlo, ya que es por demás desgastante exponer situaciones que son únicamente resultado del oscurantismo sin sentido (sic) al repetir “frases” sin saber qué significan: es muy común que los ignorantes remachen hasta el cansancio que una persona no debe presentarse ante un Orisha después de haber tenido relaciones sexuales, pues esto es una grandísima falta de respeto…

Pero veamos:

Acaso la vida sexual de los seres humanos es algo “pecaminoso”, “prohibido”, “malévolo”?... por supuesto que no, o es que no acaso gracias a una relación sexual es que la raza humana lleva siglos reproduciéndose?... posiblemente el sexo es perverso por naturaleza, y en consecuencia, no podemos acercarnos a una deidad si todavía traemos resaca de “malos pensamientos”?... qué no en muchos patakies (parte de la liturgia de la Regla Osha), se relata la vida sexual de unos humanizados Oshun, Shango, Yemaya y hasta el propio Orunla, presentados ante la sociedad como promiscuos?...

El asunto es que muchas personas sin criterio escuchan esto de sus padrinos (lo de que es una falta de respeto) y por lo mismo lo repiten autómatamente: es una falta de respeto…

NO, señores y señoras religiosos y religiosas… eso es una grandísima blasfemia a la inteligencia humana y a la más sencilla lógica… la única razón por la cual no se debe presentar una persona ante un Orisha después de haber tenido relaciones sexuales es que aunque no se quiera creer, en el astral del religioso queda una combinación de las dos esencias espirituales que tuvieron sexo (el propio religioso y su pareja o viceversa), por lo que si esa persona se presenta ante una deidad a “pedir algo” el Orisha no podrá percibir con claridad cuál es la situación que el solicitante trata de solucionar, pues por más que la gente lo niegue y en el sexo sólo quiera desfogar el deseo carnal, siempre habrá una mínima compenetración y unión espiritual en el que momentáneamente cuerpo y alma se hicieron “uno”) al momento de mayor éxtasis… y ya no digamos si se trata de una pareja formalmente unida: siempre quedará la combinación de dos astrales por lo menos durante unas horas…

Falta de respeto? en concreto es una falta de definición del astral individual y de los problemas que le aquejan directamente y únicamente al religioso o religiosa…

Antes de terminar este punto: no voy a negar que yo también fui de los que creía que los padrinos lo saben todo, pues por eso son “padrinos”… pero como siempre tarde que temprano las mentiras caen por su propio peso… veamos la siguiente anécdota: en cierta ocasión en la que mi padrino daba “sabia cátedra” sobre su libro de cabecera: “Secretos de la religión Lucumí”, escrito por Julio García Cortes, a mí se me ocurrió preguntarle:

- Si Yemaya es la patrona del mar y Oshún la propietaria del río, las únicas dueñas de los dos tipos de aguas posibles en el planeta, dime quién es el Orisha que corresponde a la lluvia… y quién fue de las dos Orishas, la que originalmente acompañó a los Lucumíes, durante su trayecto, que fueron llevados como esclavos desde Nigeria a Cuba?
- No me acuerdo – dijo a manera de excusa – algo me contó mi padrino… pero en el libro de “Secretos de la religión Lucumí” lo dice… ya sabes, es tanto el conocimiento que uno como padrino tiene, y tantas las cosas en las que uno debe estar al pendiente, que a veces se olvidan esos detalles… déjame lo reviso y la próxima vez que vengas te respondo…

El problema en este punto es que mi padrino no sabía que yo ya me sabía de memoria el texto de Julio García Cortes… y que en él no había ninguna referencia a la lluvia…

Atributo de la Mano de Orunla 

13.
Acerca de la MENTIRA… el problema es más complicado pues en este siempre se anteponen los intereses más mezquinos de la naturaleza humana… pero primero vayámonos a ubicar a esta religión en un contexto social…

La Santería actualmente es el mejor negocio del mundo… quienes vivimos en América deberíamos saber que por más que un candidato nos haga promesas, antes de llegar a la presidencia de cualquiera de nuestros países bananeros, nos hará todo tipo de ofrecimientos que nunca cumplirá… por ello es que nadie debe olvidar que ningún presidente, por más patriotero o revolucionario que sea, jamás podrá cumplir aquello de proporcionar una vida digna a sus gobernados, pues la estabilidad económica del planeta depende de los Yankis y estos lo que menos quieren es dejar de explotar a sus esclavizados indios…

Es en este sentido y ante la permanente ambición de todo ser humano de querer tener más, pero también frente a la jodidez del contexto socio-histórico de cada país, las personas suelen buscar opciones en el mundo místico-esotérico para poder solventar sus respectivos placeres sensuales (como los define sabiamente el Olowo Rubén Cuevas)…
 
Y es aquí donde los Santeros hacen su espectacular aparición haciendo de la MENTIRA la llave a cualquier respuesta que aquellos perdidos en los placeres mundanos buscan alcanzar sin el menor esfuerzo…

Pero reitero eso de que vamos por partes decía el sabio Descuartizador de Milwaukee… todos los seres humanos siempre estamos en la búsqueda del dinero… pues por idiosincrasia los españoles nos enseñaron a los indios a creer que el dinero, los bienes materiales y el ejercicio del poder lo pueden y son “el todo” en la vida… y si a eso agregamos la naturaleza humana: pues jodida identidad latinoamericana…

Sí, todos queremos (o necesitamos) dinero porque nunca estamos conformes con el entorno en el que nos toca vivir, ya sea por nuestra prepotente familia, nuestros prepotentes jefes, nuestros prepotentes vecinos, nuestros prepotentes gobiernos y hasta los prepotentes anónimos hijos de puta que nos topamos a diario en la calle… o por nuestras despreciativas parejas… pero todos los seres humanos tenemos la idea de que el dinero es sinónimo de poder y de viajes, sexo, acumulación, lujos, impunidad, éxito, placeres, salud, inmortalidad y todas las banalidades que se quiera imaginar y que nos lleva a pensar que vida sólo hay una…

Pero qué sucede si no se obtienen esos “deseos”?

Pues a buscar a un Santero que nos quite de encima a todos aquellos que “nos estorban” y que son los responsables (siempre los demás) que impiden que alcancemos “lo que tanto deseamos”… y obviamente creemos merecer…

Y aquí entra uno de los principios fundamentales de la Regla Osha: esta religión es destino hasta en cualquier mínimo detalle que gobierna nuestra vida y por lo tanto debemos saber que si somos altos, pobres, tontos, guapos sin suerte, chaparros, inteligentes, morenos, feos, cultos, desdichados, calvos, exitosos, gordos, discapacitados, rubios, ignorantes, ricos, delgados o ignorantes pues es sencillamente porque ese es el destino que escogimos vivir en esta vida antes de encarnar…

Por si fuera poco a esto se podría agregar el tipo de carácter con el que nacemos y que forma parte de la búsqueda de una evolución: nerviosos, perseverantes, testarudos, entusiastas, optimistas, desordenados, disciplinados, rencorosos, alegres, inseguros, tímidos, inestables, sociables, extrovertidos, perezosos, humildes, distraídos o melancólicos… todo esto y mucho más también forma parte “del plan”…

Incluso hasta en el país donde nacimos juega su papel…

En este contexto si deseamos tener “todo” pese a que NO nos corresponde, podemos acudir a una de las tantas opciones que Dios nos dio en sus diferentes expresiones para demostrarnos su existencia: la Santería…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El último comentario fue sarcásmo no? porque precisamente no podemos tener "todo" si todo es destino.

ujule rachid dijo...

efectivamente, es un soberano sarcasmo para aquellos que creen que la Santería "da cosas"... saludos...