91 escritores aspiran a ganar los cien mil dólares del Premio de Cuento García Márquez 2017… La escritora bielorrusa Svetlana Alexiévich, premio Nobel de Literatura en 2015, se ha visto obligada a desmentir las insistentes noticias de su fallecimiento… El escritor chileno Alberto Fuguet declaró: "Me niego a creer que el peruano lee menos de un libro al año"… el fotógrafo mexicano Rogelio Cuéllar retrató durante 40 años a decenas de escritores que ahora publica en el libro “El rostro de las letras”…

22 de mayo de 2017

No soy un serial killer y demás

Descubrí a Dan Wells (Utah, marzo de 1977), través de la trilogía “Parciales”, misma que vino a renovar el género de ciencia ficción. Wells es un autor de novelas de suspenso y ciencia ficción, se graduó en la Universidad Brigham Young, escribió su primer libro a los 22 años y hasta la fecha ha publicado 16 más.

“Parciales” sorprendió a los lectores del género (y a quienes no lo somos), por combinar biotecnología y violencia, de manera creíble, en un contexto post-apocalíptico, lo que redundó en una carrera literaria con ventas millonarias y nominaciones a varios premios.

Antes de incurrir en el género fantástico, Dan desarrolló un personaje llamado John Wayne Cleaver: un sociópata de 15 años que vive con su madre, ambos trabajan en una funeraria y él piensa que es un asesino serial cuyos impulsos trata de controlar.

“No soy un serial killer” fue el primer volumen de la trilogía y en él Wells describe la personalidad del joven sociópata, quien sigue sus rígidas reglas para controlar su oscura naturaleza, pero una serie de asesinatos le hace descubrir la presencia de un ser sobrenatural que pone en peligro a los habitantes de su pueblo, lo que le obliga a romper sus normas y liberar su instinto asesino para detenerlo. 

La trama salió bien librada, pese a que fue duramente cuestionado por los lectores al dar una vuelta de tuerca a mitad del libro y limitar la naturaleza asesina del personaje a la caza de un “demonio”.


Siguió “No soy el señor monstruo” y resultó un fiasco por su cínica repetición: desde el morbo que provoca en Cleaver embalsamar cadáveres, hasta su forma de razonar para atrapar al nuevo asesino; más a mitad de la novela el argumento se desmorona y pasa de ser tedioso a desesperante después de que el joven es capturado por un vengativo demonio y el resto de las páginas transcurre entre diálogos incoherentes entre ambos e intentos de fuga frustrados.

Reconocido como el más flojo de la trilogía, su desenlace es confuso, oportunista y amenaza al lector: John Wayne Cleaver no dudará para detener a quienes intenten asesinar a los miembros de su comunidad.

“No quiero matarte” suponía el término de la trilogía y en él encontramos los mismos vicios: los asesinatos de inocentes, los embalsamientos y el análisis de pistas para detener al asesino. Pese a que incorporan temas relegados a segundo plano en las anteriores entregas (como el amor, la religión y la perversión), el resultado varía pero no convence.

Pese a lo predecible, Dan trata de ofrecer un final que denota intensión de consternar al lector, pero el resultado viene cargado de monotonía de cientos de páginas atrás, así que el efecto es el mismo aunque haya más muertos (incluyendo a la novia y a la madre de Cleaver) y el asesino sea un demonio que quiere matar demonios.

En suma, la trilogía de John Wayne Cleaver vino de más a menos y se convirtió en una saga tan irregular que hizo que Dan Wells tuviera un antes y un después entre los lectores. Finalmente, algo ha de suceder con su calidad literaria porque los siguientes tres libros sobre el personaje no hay intensiones de editarlos en español, ni siquiera en e-book.

Dan Wells, No soy un serial killer, No soy el señor monstruo y  No quiero matarte, V&R Editoras