“Nouvelles de Colombie” reúne los cuentos traducidos al francés de los escritores colombianos Juan Gossaín, Juan Esteban Constaín, Juan Diego Mejía, Mauricio Vargas y Ricardo Silva… El escritor cubano Leonardo Padura fue nombrado hoy "Doctor honoris causa" por la Pontificia Universidad Católica del Perú… "En Blanco y Trocadero", una novela manuscrita que circuló clandestinamente en Cuba en los años 70 y que ahora ha sido publicada por Neo Club Ediciones, un sello del sur de la Florida… “Harry Potter”, la saga escrita por la británica J.K. Rowling cumple 20 años con siete tomos, 450 millones de ejemplares y ganancias de más de 22 mil millones de dólares por venta de libros, mercancía y películas…

4 de octubre de 2014

Los que creen ser "los elegidos"



1.
No pretendo entrar en la polémica sobre si los espacianos existen, si ya cohabitan con nosotros, si como humanos somos un vulgar ganado para ellos, si se alimentan de nuestros sentimientos y emociones negativas, si nos controlan a través de la matrix y demás teorías… pero sí daré un par de opiniones sobre el asunto, basadas en experiencias personales que compartiré en un futuro texto:

a. sólo a una persona con dos micras de cerebro se le ocurriría la egocentrista idea de afirmar que nuestra raza es la única especie pensante que existe en el universo, en cualquiera de sus rincones, incluyendo los planos y mundos paralelos existentes arriba y debajo de nosotros…

b. cualquier tipo de seres que vivan más allá de las fronteras de nuestra atmósfera NO son, en ningún sentido, parecidos a lo que los norteamericanos quieren hacernos creer en sus ñoñas películas sobre extraterrestres…

2.
Si mal no recuerdo fue en el año 2009 cuando comencé hacerles una pregunta capciosa a todos mis amigos y algunos conocidos (que no son lo mismo)… el hipotético contexto del cuestionamiento era el siguiente:

Vamos hacerle caso a los teóricos de los espacianos que dicen que en un trozo de cielo entre la Península de Yucatán y el Golfo de México, hay dos naves extraterrestres* desde hace muchos años...

Esas embarcaciones galácticas son inmensas y con capacidad de camuflajearse (por eso no han sido detectadas por radares ni sensores), están a la espera de que comience el grande cataclismo, resultado de la cada día más cercana “Tercera guerra mundial” que arrasará con nuestro planeta…

En las galaxias que rodean a la nuestra, sus más variados habitantes ya están hartos de las actitudes funestas de esta raza, y lo peor es que ahora con la prisa que tenemos por empezar a poblar otros planetas, ellos NO están dispuestos a que se exporte nuestra mezquindad a ningún rincón del universo…

Sin embargo, los espacianos saben que no toda nuestra especie es un caso perdido, así que van a llevarse a ciertas personas (a manera de “elegidos”) mientras a este planeta y a sus habitantes se los lleva el carajo… una vez terminada la depuración de todo lo que tenga vida sobre la faz de la tierra, los traerán de regreso para repoblarla y dar inicio a una nueva era para la humanidad llena de paz, espiritualidad y armonía

Pero el asunto no es tan sencillo: serán pocos adultos y muchos niños los que serán salvaguardados de manera de que cuando estén de vuelta, a cada uno de esos mayores se le asignará la guía de un grupo de pequeños, a quienes deberán enseñarles a no comportarse como en su momento lo hicieron aquellos por los cuales se tuvo que empezar desde cero, una vez más, con la historia de este planeta: por ello es que se necesita que el adulto en vida haya alcanzado una elevada evolución espiritual…

Así que llegado a este punto yo planteaba el siguiente interrogante:

Consideras que te mereces un lugar en una de las dos naves espacianas para salvarte y posteriormente hacerte responsable de un grupo de niños?...

3.
Dependiendo la confianza que le tuviera al interrogado, les pedía me dieran sus argumentos de por qué el “sí” o el “no”, y casi todos en su momento accedieron a exponerlos con detalle… a lo largo de estos años rebasé la centena de encuestados… en ocasiones lo hacía a nivel individual, pero en otras, durante algún convivio o simplemente durante una de esas pláticas ocasionales en los más disímbolos lugares: soltaba mi pregunta en espera de que todos se animaran a responderla, que fue lo que hicieron…


4.
Los creyentes en los complots, las conspiraciones y una devastadora invasión de seres venidos de otros planetas, de lejanas galaxias o incluso del pasado y del futuro, han existido desde los tiempos de andilanga…

Tenemos, por ejemplo, a los que creen que el vaticano y los norteamericanos han dado permisos para que las más variadas razas de extraterrestres vivan entre nosotros o puedan hacer experimentos en algunos despistados con sus retorcidas abducciones, a cambio de entregarles conocimiento científico para la manipulación de la conciencia humana, así como tecnología militar y avances científicos que sólo beneficiarían los poderosos…

Existen unos pocos que rechazan las creencias anteriores y defienden la idea de que en materia de ovnis son los intraterrestres (protagonistas de la poco conocida hipótesis sobre “la tierra hueca”), quienes surcan los cielos con sus naves entre salidas y entradas a ese mundo subterráneo que hasta sol tiene (se supone que existen dos aperturas localizadas una en cada polo de la tierra)…

La suposición extraterrestre de moda señala que el destino de nuestra raza obedece a los caprichos de nuestros creadores (cual vulgar experimento de laboratorio): los Anunnakis, aunque en la actualidad se ha desatado una guerra en nuestro planeta en la que intervienen además los Reptilianos, Sirianos, Arcturianos, Grises, Veganos, Aghartianos, Pleyadianos, Lyrianos, Draconianos y numerosas razas que tratan de intervenir en nuestra evolución, para bien o para mal, y dirigir nuestro destino dentro de la Comunidad Cósmica…

Sin embargo, existen otras opiniones: hay quienes aseguran que nada de eso ocurre y que el futuro de la humanidad se reducirá a la tan advertida pelea entre Jesucristo y Satanás (el famoso Armagedón) en el valle de Jezreel, en el cual está localizado el Monte de Megido (de ahí la famosa La Segunda Venida de Cristo), y que con el triunfo del hijo de Dios gozaremos de mil años de amor y paz cuasi-jipi…

En estos temas algunos más tienden a ser cautos y objetivos, limitándose a tener más confianza en los mensajes dejados en dibujos rupestres, tablillas, pirámides, libros antiguos, monedas, estatuas, pinturas, templos, jeroglíficos en piedras y un sin fin de expresiones culturales milenarias, en los cuales están encerrados y enterrados los secretos del origen de la humanidad y las advertencias que nos previenen sobre el irremediable fin de los días que siempre “está por llegar”…

Pero esos son los menos, porque supongo que gracias a la oportuna y milagrosa intervención de un Gidim sumerio**, sólo el 15% de la población del planeta (en realidad poca gente) creyeron que el mundo se iba a terminar en el mes de diciembre del año 2012, por culpa de lo vaticinado en el calendario maya, lo cual nos evitó que miles de millones de personas hubieran tenido una reacción de pánico masiva ante ese ridículo cataclismo del que por más que nos escondiéramos debajo de nuestras camas nadie nos salvaríamos…

5.
Seamos sensatos: hemos llegado ya a los 7 mil millones de habitantes en el planeta, de estas sólo 50 personas son mega-millonarios, 13 millones son millonarios “normales” y 3,500 millones vive en situación de pobreza…

Actualmente existen conflictos bélicos a nivel mundial como sucede en Nigeria, Sari Lanka, Colombia, Irak, Tailandia, Cáucaso, Pakistán, Colombia, Irán, México, Argelia, Ucrania, Libia y muchos más, aunque son únicamente Estados Unidos, China, Rusia e Israel los que amenazan en convertir al planeta en un polvorín…

Por otro lado, a nivel ambiental el planeta padece sobrepoblación, cambio climático, pérdida de biodiversidad, contaminación de suelo, agua y aire, crecimiento en los ciclos de fósforo y nitrógeno, falta de agua, acidificación del océano, desgaste de la capa de ozono, pesca en exceso y deforestación…
 
Así que no necesitamos de teorías extraterrestres ni profecías para saber que efectivamente, en algún momento, este planeta tiene como destino irremediable el cumplimiento de su fecha de caducidad…


6.
Sin embargo, mi cuestionamiento sobre si “Consideras que te mereces un lugar, en una de las naves espacianas para salvarte, y posteriormente, hacerte cargo de un grupo de niños?”, no tenía por objeto saber si mis conocidos creían en algo en este sentido (que curiosamente hay quienes sí lo hacen y de alguna manera les atrae el tema), no: en realidad lo que yo pretendía era saber cómo se perciben cotidianamente, no sólo en términos de espiritualidad, sino también en su comportamiento con respecto al entorno en el que se desenvuelven…

Pero siguiendo con el tema de los ovnis y la posibilidad de salvarse: para hablar en números redondos me quedaré con los 100 encuestados, de los cuales el 97% respondieron que tenían derecho a subirse a una navecita intergaláctica (tipo Halcón Milenario o el Enterprise), volar a través del espacio, cómodamente sentados en un sillón, y olvidándose de lo que le pase a los que quedaron abajo

Dicho de otra manera, sólo un 3% respondimos que no cumplíamos con los requisitos planteados por los espacianos para salvaguardar nuestra existencia… el trío coincidimos en nuestros argumentos de que no tenemos ningún don especial, virtud o gracia para sentirnos “elegidos” y evitar cualquier tipo de susto y sufrimiento, por el contrario (digamos que a manera de consuelo los tres también pensamos lo mismo): no sería mala idea presenciar desde la primera fila como miles de años de cultura e ignorancia se convierten, de un momento a otro, en segundos y finalmente en nada…

Pero aclaremos eso de que “sólo un 3% respondimos que no”: me refiero a un amigo mío que es un milagroso Sanador espiritual, a mi esposa y a mí (Santeros, Paleros, Curanderos, etc.)…

Y por qué hago hincapié en los grados religiosos?... porque no se puede afirmar que por poseer títulos espiri-místico-esotéricos-nobiliarios tenemos conciencia de algo que nos hace ser diferentes (¿?)… NO, para nada: la pregunta fue también hecha en su momento a santeros, budistas, tarotistas, brujos, espiritualistas, yoguistas, angeleólogos, curanderos, mayomberos, astrólogos y muerteros, así como a policías, deportistas, profesionistas, vendedores, artistas, políticos… ricos y pobres… e incluso la apliqué a enfermos, alcohólicos, drogadictos y alguno que otro cristiano con tendencias a perversiones no citables…

Toda amplia gama de posibilidades como respuesta fue explorada y la mayoría coincidieron en su respuesta…

Seguramente en algún lugar del planeta habrá religiosos de Palo, Osha e Ifa que creen que por tener sus iniciaciones son semidioses y por lo mismo podrán presenciar la hecatombe sin padecer daño alguno, pero en este sentido considero que absolutamente todos somos seres humanos por igual y como tales debemos saber lo que hicimos o dejamos de hacer para saber si nos toca ir al infierno o al cielo (sea lo que esos divertidos lugares signifiquen)…

7.
Así, con todos los argumentos escuchados con motivo de mi cuestionamiento***, no puedo evitar que me invada la siguiente duda: si la gente afirma tener derecho de sobrevivir (debido a su intachable comportamiento), entonces por qué un cataclismo tendría que borrar de la faz de la tierra todo vestigio de nosotros?

* la discusión de siempre: las fotografías que aquí se incluyen generaron polémica hace poco, pues hay quienes aseguran que se trata de ovnis captados el pasado  8 de agosto en Fujian, China, sin embargo, otros afirman que es el fenómeno climático llamado “lenticularis altocúmulos”…

** los Gidim son fantasmas hambrientos cuyo origen se remonta a la antigua Sumeria, suelen ser bastante malos ya que por alguna razón no han podido entrar a la tierra de los muertos… por la manera en que matan (robando el alma de la personas mientras duermen), junto con los Ekimmu suelen ser considerados erróneamente el antecedente de los vampiros…

*** el cuestionamiento que hice deriva de otra teoría no muy conocida, pero en la que muchos catastrofistas creen sucederá……

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin ánimo de inflar su ego... es un placer leerle!, de un modo egoísta me entretiene y me hace usted pensar (casi no estoy acostumbrado)

Partiendo de que yo tampoco me merezco el billete de salvación. Me pregunto, si la lógica te lleva a suponer que el fin del Mundo para los Seres Humanos llegará por la destrucción y agotamiento de los recursos del ecosistema humano. ¿Para qué, con qué fin o propósito, vino el Hombre a poblar la Tierra? ¿Para ser destruido por si mismo junto a la Naturaleza?, ¿somos un simple suceso físico en un Universo Caótico?.
No obstante, la Ciencia extrae las Leyes al Universo para vislumbrar el Cosmos. De una manera revelada los religiosos así lo percibimos y mediante la intuición.
Alguna buena persona habrá que merezca ser salvada, como a Noé y su familia, o como a Lot y la suya, según el relato bíblico.
¿Para qué estamos aquí entonces?
Se me viene a la mente:
Si yo cual frágil barquilla, por mi soberbia halagado, el mar humano he cruzado, tan sólo tras el placer...
Déjame Señor que vuelva, a pisar el Continente, haciendo voto ferviente de ser cristiano con fe.
Quizás la vida se resuma en la figura del buen ladrón que reconoce su castigo como justo y merecido, pero injusto para el Cordero de Dios.

"¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti y a nosotros. El otro le reprendía: Y tú, que sufres la misma pena, ¿no respetas a Dios? Lo nuestro es justo, pues recibimos la paga de nuestros delitos; éste en cambio no ha cometido ningún crimen."

El Cordero de Dios inmaculado es el único que tiene la potestad de salvar (quintaesencia de todos los animales de ebbo) y se sacrifica por nosotros los pecadores. "Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso"
Un Saludo

ujule rachid dijo...

anónimo: te aseguro que no inflas mi ego, al contrario, me obliga a redoblar esfuerzos para incitar más a la reflexión...

trataré de responderte con otra de las teorías de los creyentes en los espacianos: se supone que nosotros venimos de marte, los marcianos destruyeron su planeta y ante el inminente fin investigaron y concluyeron que viniendo a la tierra podrían repoblar debido a la similitud que en su momento había entre los dos planetas... lo mismo que buscan los poderosos ahora que están buscando otras opciones para colonizar... dicho de otra manera, si fuera cierto que en realidad venimos de marte, pues el mismo error que se cometió allá se realizó aquí, por ello es que debemos entender que los problemas del planeta tierra son en realidad sus propios habitantes... saludos...

Anónimo dijo...

Muchas Gracias por su amable respuesta. Pido perdón, me presento, soy Jesús (=anónimo).

Sí, entiendo que podemos ser una especie parásita de un huesped como la Tierra, y así como un virus, ahora está de actualidad el ébola, invade y se multiplica a costa de los recursos de su anfitrión hasta llevarle al fallo multiorgánico que conlleva la muerte...
Para no morir con su anfitrión, el virus del ébola causa espasmos epilépticos para que gotas de sangre infectada presente en las múltiples hemorragias externas salten a un nuevo huésped que pase cerca del cuerpo...
No obstante, sabemos que en todo sistema en equilibrio
"Si se presenta una perturbación externa sobre un sistema en equilibrio, el sistema se ajustará de tal manera que se cancele parcialmente dicha perturbación en la medida que el sistema alcanza una nueva posición de equilibrio" ( principio de Le Châtelier)
Es decir, el sistema reaccionará en contra del agente humano perturbador para cancelar parcialmente su perturbación. Es lo que religiosamente se ha llamado "Fin del Mundo", apocalipsis, en menor escala, por ejemplo la Destrucción de Sodoma y Gomorra... no deja de ser una reacción química... pero claro Dios es el Padre de la Materia...
Que el correctivo al consumista comportamiento humano venga por la propia Tierra, desde el Espacio Exterior, lo que está claro que si el Hombre no se detiene a si mismo mediante la Sabiduría, lo detendrán desde afuera...y los supervivientes (porque la cancelación parcial implica supervivientes) tendrán que adaptarse a un nuevo punto de equilibrio, en un nuevo entorno.

Nota: Mi pésame por la muerte de su amigo, los que no tenemos abundancia de amigos, notamos su ausencia especialmente dolorosa. Que Dios les iluminen.