“Nouvelles de Colombie” reúne los cuentos traducidos al francés de los escritores colombianos Juan Gossaín, Juan Esteban Constaín, Juan Diego Mejía, Mauricio Vargas y Ricardo Silva… El escritor cubano Leonardo Padura fue nombrado hoy "Doctor honoris causa" por la Pontificia Universidad Católica del Perú… "En Blanco y Trocadero", una novela manuscrita que circuló clandestinamente en Cuba en los años 70 y que ahora ha sido publicada por Neo Club Ediciones, un sello del sur de la Florida… “Harry Potter”, la saga escrita por la británica J.K. Rowling cumple 20 años con siete tomos, 450 millones de ejemplares y ganancias de más de 22 mil millones de dólares por venta de libros, mercancía y películas…

17 de septiembre de 2013

Mi vida en la Santería 12: necesito sacar al muerto


1.
Era de noche y me encontraba leyendo a solas sentado en un sillón de la sala… sin más escuché un golpe en la puerta de la entrada de mi casa… siendo muertero no acostumbro voltear cuando escucho sonidos que provocan los muertos, pues al primero que se le ponga atención, es suficiente para que “él” o “ellos” sepan que te pueden asustar y con más confianza se quedan a tu lado…

A lo muertos les gusta mucho la madera (nunca he comprendido por qué, pero desde niño he presenciado esa predilección infinidad de veces y en las más variadas esotéricas circunstancias) y siendo la puerta de ese material, ese desencarnado supo exactamente qué hacer: por el tipo de ruido concluí que habían levantado una protección que tengo colgada por dentro, para posteriormente soltarla y que provocara ese peculiar sonido… continué con mi lectura…

2.
La noche de un domingo yo estaba profundamente dormido cuando sin más, del lado donde suelo acostarme, sentí un duro golpe sobre la base de la cama… algo cercano a una fuerte patada… me desperté y vi parada frente a mí, gracias a la luz que suele filtrarse a través del domo, una robusta sombra negra: sentía como me observaba y me dio la impresión de que estaba a la expectativa de mi reacción, la cual simplemente fue reacomodarme de manera que quedé dándole la espalda… volví a dormirme…

3.
Una mañana regresé de hacer algunas compras, dejé las bolsas sobre un sillón y me dirigí hacia el tocador para lavarme las manos antes de guardarlas: tomé jabón y las tallé con fuerza hasta generar suficiente espuma, me disponía a quitarla cuando frente a mis ojos el grifo se movió solo para quedar en medio del lavabo y la llave mezcladora se abrió para dejar salir el agua y sin que nadie la tocara… me reí y enjuagué mis manos… eso sí: ¡yo tuve que cerrar la llave…!

4.
Introduje la llave en la cerradura para abrir la puerta de mi casa y noté un fuerte empujón de adentro hacia afuera… pensé que mi esposa había llegado antes que yo, así que en lugar de dar vuelta a la llave, cambié y decidí abrir directamente al pestillo básico, encontrándome conque la puerta estaba correctamente cerrada…

Metí de nuevo la primera llave, le di las acostumbradas seis vueltas y al terminar, nuevamente desde adentro me empujaron la puerta a manera de obstaculizar mi entrada…

Dudé… realicé un recuento de lo que hice cuando salí en la mañana rumbo al trabajo y concluí que no había ninguna ventana abierta que estuviera permitiendo una fuerte corriente de aire de manera que bloqueara la puerta… así que finalmente me dije que si alguien estaba dentro, no me quedaba más que enfrentarlo… 


Abrí la puerta con un fuerte empujón, tomé otra de las protecciones que pongo para evitar que entre la brujería, me deshice de lo que llevaba en las manos y recorrí cada una de las habitaciones con precaución y confirmé que estaban vacías…

Regresé la mortal defensa a su lugar y procedí a encender la computadora…

5.
Un sábado por la mañana muy temprano, después de pasar una mala noche (durmiendo apenas a ratos), coincidió con un desayuno que mi esposa tenía con un grupo de amigas, así que estaba solo en la casa…

Una serie de ruidos raros me despertaron… parecidos al de una bolsa de plástico cuando es estrujada para hacerla pequeña… pensé que ya era muy tarde y que mi esposa había regresado con algunas compras en la mano, más cuando hice el intento de moverme de la cama para levantarme, un muerto se me subió

Eso nunca me había sucedido, sin embargo, me eran de sobra conocidas las anécdotas sobre esta situación, contadas por otras personas a lo largo de mi vida: “alguien” (algo) se pone encima de ti sin que puedas moverte, gritar ni hacer absolutamente nada… no me asusté y por el contrario, si bien no podría expresar palabra alguna, mentalmente llamé a mi muerto para que se encarara con el intruso, al tiempo que hice uso de una oración especial para estos casos… fue cuestión de segundos para que aquello que me aprisionaba huyera…

Una vez que pude moverme reflexioné sobre lo sucedido y no puedo negar que me gustó la experiencia de ser “aprensado” por un desencarnado… quizá sea resultado de las malas mañas que adquirimos los muerteros: nos hacemos adictos a la energía de los que vienen del “más allá”… consulté la hora en mi celular y vi era demasiado temprano… traté de dormirme de nuevo…

6.
Durante una de esas constantes madrugadas en las que no podía conciliar el sueño, me levanté y al encaminarme rumbo al baño, descubrí que la lámpara del cuarto donde trabajamos Santería estaba encendida… y como dicen en las películas: se me erizó la piel de la nuca, pues yo mismo había apagado todas las luces antes de subir a dormir…

Bajé y la apagué… lo peor: ¡la misma situación se presentó en esa habitación las siguientes dos madrugadas…!

7.
Cierta noche tuvimos invitados en casa: un matrimonio conocido fue a cenar y pasamos una velada agradable…

Llegada la hora la pareja anunció que se retiraba… los acompañé hasta el estacionamiento, mientras mi esposa se quedaba en la casa recogiendo y lavando la vajilla…

Cuando regresé entré a la cocina para preguntarle en qué podía ayudarla, pero la encontré riéndose… me paré frente a ella y le cuestioné qué le pasaba, esperando me compartiera alguna situación agradable que hubiera percibido durante la estancia de nuestros amigos, pero su respuesta me dejó sorprendido:

- es que vi un muerto que vestía un traje viejo…
- un qué? – pregunté extrañado…
- sí – dijo – entre que iba y venía recogiendo lo vi en la sala, en el lugar donde acostumbras sentarte a leer… y se me quedó viendo sin decirme nada…
- dices que el muerto vestía un traje color negro? – pregunté intrigado…
- sí, un traje de estilo viejo pero en excelentes condiciones – dijo divertida – incluso traía un sombrero…
- vaya, como el del señor que sale en las cartas de la lotería? – pregunté asombrado…
- exactamente: parecía un catrín – me aclaró…
- lukanski?? – me asaltó la duda antes de agregar – muy raro: “el amigo” no tendría nada que ver con esto… creo que es la hora de encender los focos amarillos

 
8.
Antes de decidirme a tomar en serio el asunto, un par de situaciones más se presentaron un sábado por la tarde…

La primera: habíamos regresado del cine y mi esposa dijo sentirse muy cansada, así que me avisó que iría a dormirse un poco al tiempo que le dije que revisaría mis correos electrónicos…

Minutos después ante un curioso silencio que inundó la casa, mientras le contestaba un mail a una amiga española, escuché que me hablaban al oído tratando de imitar la voz de mi esposa llamándome… obviamente que como muertero supe que no era ella… y que la intención de convocarme podría ser que “alguien” quería me levantara para subir al segundo piso y en el camino tuviera un accidente… o que al pararme frente a ella la asustara en su profundo sueño…

Hice caso omiso al llamado, pero aquí sí reconozco que me asusté: puedo ver muertos, puedo hablar espiritualmente con los muertos, puedo dejar que me monte un muerto, pero si hay algo que aún no soporto es escuchar la voz de un desencarnado…

La segunda, ese mismo día: terminé con la pc y decidí leer un rato… encendí la luz pues ya había oscurecido, me acomodé en mi sillón preferido y tomé el libro del cuestionado Abdul Al-Hazred que había decidido releer, pero más o menos media hora más tarde hubo una falla en la corriente eléctrica…

Permanecí en el sillón, agudicé el oído por si había algún movimiento o ruido que me advirtiera si mi esposa se había despertado, pero todo estaba en silencio…

Así que decidí quedarme en la oscuridad disfrutando de la forzosa quietud que se apoderó del ambiente, pero unos minutos después sentí claramente que a mi lado izquierdo se sentaba algo parecido a una persona, sumiendo con su peso una de las butacas… y en este hecho sólo había un pequeño detalle: yo aún estaba solo en la planta baja…

Solté molesto un “me carga la chingada” por el cinismo de la intromisión, me puse de pie y fui al cuarto donde trabajamos religión en búsqueda de un par de velas… regresé, las encendí, las puse frente al sillón, me acomodé nuevamente en el lugar que estaba sentado y descubrí que “ese algo” había desaparecido…

9.
Una advertencia más: mi esposa se despertó un viernes con algunos rasguños y moretones en diversas partes del cuerpo, después de haber pasado una noche en la que extrañamente dormí bien y ni ella ni yo nos dimos cuenta de lo sucedido… lo más irónico: yo tenía la marca de un fuerte golpe en la frente…

Más acostumbrados a la gente pendeja que regularmente nos manda muertos para hacernos daño, casi siempre el día jueves (razón por la cual sabemos quién es el imbécil que lo hace), aquello fue el acabose…

10.
Llamé por teléfono a un Babalowo amigo mío y le pedí que hiciera una consulta al pie de Orunmila, pero que fuera en mi casa… todo se programó para el siguiente martes…

Realizó el respectivo registro, pero antes de que dijera cualquier cosa de lo que marcaban los signos que arrojó el epkuele cerró la sesión…

 
- mira – dijo con solemnidad – aquí en tu casa hay un muerto muy cabrón, pero curiosamente está muy a gusto con ustedes… le gusta sentarse en ese sillón – y señaló mi lugar preferido para leer – y disfrutar de la calma que hay en tu casa… y de paso ver tus libros… en vida le gustaba leer…
- no jodas – le dije – una cosa es que le guste mi casa y otra lo que nos ha pasado (y le conté los golpes, los rasguños, las apariciones, las luces y todo lo que había sucedido)…
- habla con tu Lucero, dile que lo ponga a trabajar y que lo saque de aquí… o que se lo coma – sugirió divertido…
- no jodas – repetí – necesito algo más rápido…
- qué más rápido quieres que trabajar con Palo? – me cuestionó…
- vamos a correrlo - reclamé – bien sabes que te he ayudado en oparaldos, bien sabes que he ido al panteón a la media noche a terminar obras, bien sabes que he sacado muertos de casas y negocios, bien sabes que le quito muertos a la gente cuando los traen encima… sabes perfectamente que estoy acostumbrado a verlos y a platicar con ellos no sólo en las Misas Espirituales y hasta en Cajones, incluso aquí en mi propia casa… no les tengo miedo… pero si hay algo que aún no puedo manejar es escuchar la voz de los muertos, que me hablen en voz alta… aparte de que ya son muchas formas de manifestarse que no me parecen lógicas… y lo peor que puede suceder: que un chingado muerto trate de molestar a mi esposa… así que saquémoslo de mi casa ya!!! – dije a manera de exigencia…
- bien, te daré una firma para que la hagas con Eshu – dijo al tiempo que me pedía un cuaderno para dibujarla…
- dale – dije con fastidio… terminó el dibujo y me dio la explicación de cómo activar la agitena…
- necesitas una ataná y un akukó: pintas la firma con cascarilla en la puerta de la entrada por dentro, sarayeyeas toda la casa, enciendes la vela, le das la mitad del akukó a tu Eshu, la otra mitad a la firma con la candela encendida y terminas de nuevo con el Orisha…
- así nomás? – pregunté mientras trataba de entender la agitena…
- sí - respondió…

11.
Revisé varias veces la agitena, pero había algo que no me convencía: darle menga a un desencarnado?... eso podría ser contraproducente… y no es que dudara de la palabra de Orunmila, pero mi amigo había cerrado la consulta antes de hablar los signos… así que tanto como que el Orisha lo recomendó, a saber… y menga es comida para el muerto…

También reflexioné sobre la presencia de un muerto amante de los libros y el silencio: si fuera el caso no debería mostrar una actitud tan obvia, pues si se sintiera a gusto en mi casa, lo que menos haría sería manifestarse de esa manera para correr el riesgo de que se le corriera (muchos desencarnados pasan por ahí y deciden quedarse momentáneamente y sin molestarnos, aprovechando la luz espiritual que los diversos altares y deidades generan, usándola al máximo para después continuar su camino)…

Dudé de nuevo sobre la funcionalidad de la agitena, así que consulté a mi gran amigo Ojuani ni shidi, le compartí la firma y le pedí su opinión…

Sabiamente me hizo las correcciones necesarias: me señaló que en lugar de usar menga utilizara fula (dándome con ello la razón de mi inquietud), corrigió un pequeño trazo de la agitena (concretamente en la parte de darle salida al muerto) y me explicó por qué los cambios…

12.
Cualquier desencarnado que haya estado en mi casa salió por donde debía… pero antes de encender la fula, le pedí al muerto que saludara al origen materno del pendejo que lo envió…

21 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenas noches. Posee usted una rica prosa e hilvana la secuencia de hechos no sólo de una forma lógica sino exponencialmente interesante, lo cual te hace engancharte a su lectura hasta el final.
Final que ilumina la lectura entera pero que deja un pequeño resquemor por querer seguir leyendo más...
Se hace tan necesario que haya buenos escritores en el mundo de las religiones afroamericanas, que es un verdadero placer leerle.
Atentamente,
Ketu

Olivernonay Nonayvega dijo...

Hola tengo un muerto arrecostado y no se como quitarlo...todo me sale mal...porfavor necesito ayuda urgente..yo me llamo oliver de españa...mi wattat es 699286333...por DIOS ALGUIEN PARA.AYUDARME??

fran dijo...

hola,tengo un muerto oscuro,alguien me puede ayudar o aconsejarme,voy de mal en peor lo estoy perdiendo todo mi negocio mi salud y las ganas de luchar estoy arruinado lleno de problemas y en poco tiempo en la calle con mi familia todo me sale mal. mi telefono y wasap 639152696 me llamo fran

ujule-rachid dijo...

hola fran, mándame un mail...

Anónimo dijo...

Hola ujule-rachid estoy en parecidas situacion de franquicias y el chico de arriba muertos oscuros en casa que se me pega y recuperan u me pincha toso mi cuerpo y duele..no duermo ..puede ayudarme?, no veo su correo ..gracias
un saludo!!!

ujule rachid dijo...

hola... luzmayambe@gmail.com

Juan Manuel González dijo...

Interesantes historias! Gracias por compartirlas.
Varias veces me han dicho que llevo un muerto conmigo, un desencarnado enviado por un familiar que hizo una brujería que era para mi madre. Sin embargo, por cuestiones desconocidas, el desencarnado me tomó a mí. He hecho de todo, desde siempre mi vida ha sido un caos, pero no consigo aliviar esto, incluso, en ocasiones se me ha subido a los hombros. He podido sentir su peso y también se me ha manifestado. Si alguien tiene alguna solución que pueda ofrecerme se lo agradeceré inmensamente. Mi correo es: juanmanuelgonzlz@gmail.com

Juan Manuel González dijo...

Interesantes historias! Gracias por compartirlas.
Varias veces me han dicho que llevo un muerto conmigo, un desencarnado enviado por un familiar que hizo una brujería que era para mi madre. Sin embargo, por cuestiones desconocidas, el desencarnado me tomó a mí. He hecho de todo, desde siempre mi vida ha sido un caos, pero no consigo aliviar esto, incluso, en ocasiones se me ha subido a los hombros. He podido sentir su peso. Si alguien tiene alguna solución que pueda ofrecerme se lo agradeceré inmensamente. Mi correo es: juanmanuelgonzlz@gmail.com

ujule rachid dijo...

hola Juan Manuel González...

este tipo de situaciones es terrible, pero se pueden solucionar... lo que no entiendo es por qué pides que se te escriba a tu correo si quien está solicitando la ayuda eres tú...

es una simple observación dado que plantearlo de esa manera no es de muy buen gusto que digamos... si quieres que te diga como atender este asunto mándame un mail luzmayambe@gmail.com y dame detalles de tu caso...

suerte...

Estefanía Almendral García dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

.Yuli.Hola.Fuy hace años en uno que tira caracoles y me dicho que tengo no uno sino.dos muertos pegados.Uno era de una cubana que me quito mi.ex y otro de una africana donde trabaje en su bar.Me pidio mucho dinero y deje las cosa asi.Me dolia mucho la espalda,no.dormia nada,las muelas me dolian.Pase asi casi 8 años.Fracasando en todo,sempre sola,ningun hombre me mirava.Engordo.Sempre enferma estava.peleava sempre con todo el mondo.Un dia me llamo por tel uno que se presento como.fizioterapeuta.Le di mi wassap con esperanza que me regle la espalda.paso un mes hablando por tel con ell sin ver le,porce ell vivia en las palmas y yo vivia en lanzarote,otra isla.Me paresio simpatico.Se llamava Ricardo.Me mandava fotos.Despues empese decir me cosas de mi.vida que nadie savia.Y me dicho.que es palero venezolano.Que me podra audar.me limpiava como 5 mes.proceso muy lento.pago como 8000e.me limpio sin ver le.en distancia.resultados se han notado enseguida.Ya dormo.no me duele la espalda.tengo novio.tengo tooodo que deseava.increible su poder.stuvo.suerte de conoser le.

ujule rachid dijo...

hola... te felicito por haber encontrado a un religioso honesto... no sé que tanto signifique en dólares lo que te cobró, pero me queda claro que sabe lo que hace... saludos...

Anónimo dijo...

Hola podria publicar la chica el telefono de ese señor, Ricardo, yo estoy en España y pasa do por una situacion parecida ..gracias.

Pimi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pimi dijo...

Hola soluciono su problema? , yo estoy en una situacion igual..me pinchan los brazos y manos y me duele mucho tuve q irme d casa y estoy en la calle.

Oggun dijo...

Hola su teléfono es el 658 322 751

Anónimo dijo...

Llama a uno que conozco, es muy bueno, 658 322 751

Anónimo dijo...

Llama al 658 322 751...te ayudará

Anónimo dijo...

Llama al 658 322 751...te ayudará

Pimi dijo...

Hola quisiera darle las gracias a Ujule Rachid porque pienso que es el creador y administrador de la página, si no fuera gracias a usted Ujule Rachid y a Oggun qué dejó el teléfono para poder contactar con el hombre que me ha salvado mi vida y la de mi familia cuando prendía de un hilo, ya que han intentado acabar con mi vida más de una vez.
Gracias a ustedes dos y al hombre que me está tratando estoy muchísimo mejor..
Quisiera hablar del hombre que me está ayudando y tratando también,por si alguien de mi país lee y necesita su ayuda, éste hombre es el mejor profesional y persona humana que he conocido, he recorrido tres provincias de mi país y jamás encontré a nadie igual, me he cruzado con muchos religiosos,pero con nadie tan honesto y profesional, cómo él, soló he encontrado estafadores y gente bastante mala de corazón y nada profesionales, por ello hoy escribo ésto en ésta maravillosa página que me ha servido de trampolín a poder contarlo hoy ésto y seguir viva, muchas gracias Ujule Rachid, le felicito su página y agradecerle los consejos que me dió en su momento cuando le escribí pediendo su ayuda, muchísimas gracias Oggun por la ayuda que me ha brindado, eternamente agradecida,una hija de Ochosis.

Ashe...

Olofin os bendiga siempre!!..

GRACIAS POR VUESTRA AYUDA.

ujule rachid dijo...

hola Pimi... me da mucho gusto todo lo que te ha sucedido, te felicito y gracias por tus palabras... un saludo...