Dos días después de aplicarse la eutanasia a la francesa Anne Bert, se publica “Le tout dernier été”, libro donde narra su experiencia con la esclerosis… Apoyado por una mañosa campaña de publicidad, el escritor español Fernando Aramburu gana el Premio Nacional de Narrativa 2017 por su novela “Patria”… El colombiano Luis Miguel Rivas presenta “Era más grande el muerto”, novela ubicada en los años 80 y 90, cuando Pablo Escobar ridiculizó al Gobierno… 23 narradores de España y América celebran el centenario de Juan Rulfo con el libro "Rulfo, cien años después"… El premio Nobel de Literatura decepciona de nuevo: gana Kazuo Ishiguro, un escritor británico de corta producción literaria…

10 de enero de 2015

Mi vida en la Santería 25: los pacientes también roban (1)



1.
El que una persona llegue a consultarse con un Santero, Babalowo o Palero tiene diversos orígenes, ya sea una recomendación, através de la web o hasta un hecho fortuito, sin embargo esto no garantiza su calidad moral… ya en otros textos he hablado sobre la falta de ética en la que incurren muchos Sacerdotes de las religiones de origen africano, pero en el otro lado de la moneda están los ahijados y pacientes que también manifiestan actitudes deshonestas

2.
La forma por la cual un joven veinteañero (a quien llamaré Z), llegó a las puertas de mi Ilé, fue por intercesión de una conocida mía… accedí a registrarlo por una serie complicaciones de salud y de negocios a los que él no entendía su origen… así que le hice una consulta ante Eleggua y salió Osogbo por maldición

3.
El responsable de que una persona enfrente maldiciones en su vida resulta quien menos se pueda imaginar: uno mismo… es por ello que cualquier tipo de consulta al pie de un Orisha debe incluir, además de las obras para limpiar su astral, consejos para que deje de meterse en problemas…

Y el caso de Z aplicaba perfectamente a la situación antes descrita: su debilidad eran las mujeres, junto a un carácter agresivo, la práctica de negocios extraños y algunas adicciones, me llevaron a darle una serie de exhortaciones para mejorar su entendimiento de la vida: al parecer las aceptó, sobre todo cuando tuve que aclararle que el origen de su actual mala suerte provenía de una mujer despechada de la que se había ganado un profundo odio…

Cerré la consulta después de determinar las obras para transformar tan terrible Osogbo (que amenazaba con convertirse en una desgracia mayor) en un Iré de estabilidad… más el último signo que habló me inquietó, así que hice las preguntas pertinentes a Eleggua y señaló Iroso con el refrán: “nadie sabe lo que hay en el fondo del mar”…

4.
Días después Z me llamó por teléfono para plantearme algunas dudas, sin embargo, le recordé que en su mayoría coincidían con algunos aspectos de su consulta que ya habían sido respondidos por Eleggua, pero dada su insistencia accedí vernos de nuevo…

La tarde en que lo recibí en mí Ile reiteró sus interrogantes ante lo cual propuse consultar con mi videncia, todo lo cual ofreció las mismas respuestas… quedó satisfecho y de paso me confesó, sin venir al cuento, que a mediano plazo deseaba coronar Santo…

5.
Una vez que se hicieron los ebboses (me fueron pagados puntualmente, al igual que la consulta), reiteré aquello de los consejos, profundizando en detalles que se convirtieron en una conversación de más de dos horas, aceptando Z (con una humildad poco convincente), el aviso de que debía corregir varios detalles de sus actitudes… el sumiso acatamiento que daba a mis exhortaciones me inquietó, por lo que le pedí su fecha de nacimiento para hacer una consulta complementaria…

Unas semanas después de hacerse los ebboses, sus problemas se solucionaron, Z comenzó a llamarme “padrino” (lo cual me incomoda cuando sé que lo hacen por adularme) y olvidé por completo que tenía los datos de su nacimiento…

6.
Al poco tiempo Z me buscó para pedirme consultara a su madre y a su hermano, a lo cual accedí… acordamos el día y dado que serían dos registros los programé para un sábado temprano, de manera que pudieran consumirme el tiempo que fuera necesario… sin embargo, esta vez Z hizo la petición de pagarme el derecho una semana después: estuve de acuerdo tomando en cuenta que los rembolsos anteriores se realizaron en tiempo y forma…

El día acordado ellos llegaron puntuales, más lo que yo calculé me llevaría tres horas se prolongó cinco… nuevamente me brincó el signo que había acompañado al de Z, el cual no encajaba en la situación de la madre y el hermano aunque también hubieran salido Osogbo…


Fue hasta ese momento que caí en cuenta que el oddun me hablaba a mí y era una advertencia sobre el joven, así que en cuanto terminé la consulta contacté a un Babalowo, le compartí los signos de Z (y de paso los de su madre y su hermano), y se comprometió a contactarme en un par de horas…

Cuando mi amigo me regresó la llamada confirmó lo que me inquietaba: el signo era un aviso relacionado con el carácter de Z, el cual era una persona mentirosa y violenta…

- para que te quede claro de qué tipo de persona estamos hablando – me explicó – en caso de que coronara Santo, sería hijo de Oggun…
- tal cual – acepté…
- y terminaría sus días en la cárcel… así que te recomiendo que le cierres las puertas de tu Ilé a la brevedad – me sugirió…

Una vez concluida la llamada realicé otra consulta a partir de la fecha de nacimiento de Z, la cual no sólo ratificó lo explicado por mi amigo, sino que además marcó algo terrible: Osogbo ikú, por lo que le llamé de nuevo…

- no quise decírtelo – señaló…
- vaya – dije confundido…
- y te puedo asegurar que si en este momento él se consultara al pie de Orunla, lo marcaría con un Osogbo Fitiwó…
- en serio? –exclamé…
- déjame tirar un signo – avisó…
- gracias – y avisé – yo te marco en una hora - sin embargo, recibí un par de llamadas telefónicas (de una amiga y un familiar), que me hicieron olvidarme del asunto…

7.
Llegaron puntuales… más antes de empezar las obras Z me explicó que no tenía dinero, solicitándome una semana de plazo para cubrirme todos los adeudos… me iba a negar, más mi muerto me aconsejó que los atendiera, lo que hice no muy convencido…

Mi esposa y yo realizamos los ebboses evitando cualquier interrupción pues yo quería que se fueran pronto, así que en menos de tres horas terminamos, se despidieron y Z reiteró que me pagaría en breve…

Sin embargo, no volví a tener noticias de ellos… así que interrogué a mi muerto: si sabía que Z no me pagaría las consultas ni las obras de su familia, por qué me sugirió que los atendiera?… una vez que me explicó opté por darle carpetazo al asunto, más recordé que no le había devuelto la llamada al Babalowo, por lo que enmendé el olvido no sin antes ofrecerle mis disculpas…

- te diré algo – advirtió – este tipo está viviendo horas extras… y seguramente es porque Iku se está divirtiendo con él…
- él me dijo que quiere coronar Santo – agregué…
- le iría peor pues Oggun le haría ver su suerte – pero agregó - lo importante no es eso: lo grave es que debes cuidarte de él en todos los sentidos…
- tomaré mis precauciones - avisé…
- aunque… hay manera de salvarle la vida – añadió mi amigo de último momento…

Una vez que colgamos reiteré aquello de que, para bien o para mal, todas las personas tienen una irremediable cita con su destino…

8.
Meses después, durante un tambor ofrecido a Babalu Aye, me encontré al Babalowo que había consultado… tras saludarnos y platicar sobre la escena religiosa local me preguntó sobre Z…

- a saber qué pasó con él – reconocí – no volvieron aparecerse en mi Ilé para no pagar las consultas ni las obras…
- te robó!!?? – exclamó…
- sí – acepté con una sonrisa para compartir lo que me dijo mi muerto – no fue mucho y gracias a ello dejó de aparecerse por mi casa…
- ese tipejo es un vividor – comentó extrañado mi amigo…
- un ladrón… – solté – pero gracias a ello no tiene por qué enterarse que no debe iniciarse en la Osha, ni que ya se va a morir ni mucho menos que había una manera de evitarlo…
– te reitero lo que te comenté la vez pasada: está viviendo horas extras… y aunque seguramente algún religioso vivales acepte hacerle el Santo con el pretexto de salvarle la vida, a cambio de una exagerada cantidad de dinero, su destino está cantado

Me limité a levantar los hombros con desinterés antes de cambiar el tema de conversación…

5 comentarios:

ketu dijo...

Qué bien narrado!! Felicidades!
Por otra parte, vaya a gente que por su propia cabeza se meten en situaciones al margen de la legalidad sin pensar en consecuencias funestas...
En fin por lo menos al hacerle las obras, y quedar sin pagar, se evitó que ese señor volviera a su casa trayéndole desgracias. Flipante!
Muchas Gracias por todo

Anónimo dijo...

Muchas gracias por compartir estas vivencias religiosas con nosotros, cada ves es mas interesante.

ujule rachid dijo...

así es ketu: esa fue la razón por la cual mi muerto me dijo que debía atenderlo... sólo así me lo quitaría de encima... aunque aún al día de hoy mi muerto sigue al pendiente de cualquier cosa que a este tipejo se le ocurra para reaparecerse en mi vida... saludos...

Anónimo dijo...

Seria interesante saber como es que se tendria que comportar un iyawo delante de mayores cuando estos no son sus padrinos, hasta donde un mayor podria pedirle o exigirle algo a iyawo.

Nuevamente muchas gracias.

ujule rachid dijo...

en cuanto termine un texto sobre este tema, lo comentaremos...