Dos días después de aplicarse la eutanasia a la francesa Anne Bert, se publica “Le tout dernier été”, libro donde narra su experiencia con la esclerosis… Apoyado por una mañosa campaña de publicidad, el escritor español Fernando Aramburu gana el Premio Nacional de Narrativa 2017 por su novela “Patria”… El colombiano Luis Miguel Rivas presenta “Era más grande el muerto”, novela ubicada en los años 80 y 90, cuando Pablo Escobar ridiculizó al Gobierno… 23 narradores de España y América celebran el centenario de Juan Rulfo con el libro "Rulfo, cien años después"… El premio Nobel de Literatura decepciona de nuevo: gana Kazuo Ishiguro, un escritor británico de corta producción literaria…

5 de septiembre de 2015

Mi vida en la Santería 33: amarres de amor ( y 2)



7.
Ninguna expresión espiritual, esotérica o mágica debe usarse para lo malo ni para dañar ni para obtener algo que no nos corresponde… pienso que quien sea el que haya creado la vida nunca imaginó que las opciones que nos puso en las manos para vivir mejor (la manipulación del entorno), las usaríamos para destruir, lo cual las convierte finalmente en un desperdicio…

8.
Conocimos a la mujer (divorciada, madre de una adolescente e hija de Obatalá), durante un tambor en honor a Oshun, el mismo día en que ella salió de pleito con su madrina (una iracunda y vengativa hija de Oggún, nos enteramos después), a quien frente a la concurrencia gritó que no pensaba regresar jamás a su Ilé…

En principio no supe cuál sería el interés de un Babalowo con el que en aquella época trabajábamos religión, pero en menos de 10 minutos la convenció para que se incorporara a su casa religiosa… yo marqué mis distancias pues había algo que no me convencía, más a las pocas semanas mi amigo y ella comenzaron tórrido romance, lo que aclaró todo…

Una noche recibí un correo electrónico de mi amigo citándonos en casa de la hija de Obatalá para trabajar religión… confirmé nuestra asistencia… aquel sábado en la tarde por un extraño y ágil tráfico llegamos temprano, así que quien nos abrió la puerta fue su hija, la cual nos invitó a pasar no sin antes advertir que su madre no estaba, pero que “nos sintiéramos como en nuestra casa” y despareció en alguna de las habitaciones de la casa…

Mientras esperábamos tuve una necesidad fisiológica, así que avisé a mi esposa que buscaría un sanitario, me puse de pie con la intención de abrir las puertas que fueran necesarias y precisamente en la primera en la que me asomé descubrí a la hija hincada frente a la sopera de Oshun, destapada, portando una fotografía en una mano y un frasco de miel en la otra…

Me disculpé, pregunté por el tocador y sin inmutarse señaló hacia el fondo de la misma habitación… al salir la joven exclamó…

- qué bueno que te apareciste!
- y eso? – pregunté extrañado…
- no recuerdo el orden de cómo hacer este tipo de amarre con Oshun – confesó – me explicaron los pasos pero ya me confundí: si embarro la foto con miel y la meto a la sopera seguramente se deshace por el agua, pero no recuerdo si lo de las velas se debe hacer antes…
- desconozco el tema – mentí para no verme involucrado en un acto de esa magnitud…
- pero tú eres santero – acusó – todos los que vienen a ver a mi madre lo son… aunque luego también vienen Paleros – agregó con picardía…
- soy ambos, pero no sé hacer ese tipo de trabajos – me justifiqué…
- es un amarre – aclaró molesta ante mi falta de solidaridad…
- nunca he trabajado con Oshun esas cosas – señalé…
- no importa – alzó los hombros con desdén – ya veré cómo lo termino…

Regresé con mi esposa y a los pocos minutos llegó su mamá en compañía de nuestro amigo y una mujer… nos saludamos y el Babalowo propuso ponernos a trabajar… en un descanso de las obras me acerqué a la hija de Obatlá y la interrogué…

- cuál es el Orisha tutelar de tu hija?
- ni siquiera ha recibido la Mano de Orunla – respondió tras ofrecerme una sonora carcajada…
- vaya – exclamé…
- por qué? – me interrogó…
- bueno… no quiero ser indiscreto, pero buscando el baño la encontré haciendo un amarre con Oshun…
- sí - dijo riéndose – seguido los hace… y si vieras qué bien le salen: trae a más de uno sufriendo por ella – aclaró y rió de nuevo…
- pero trabaja con Oshun sin tener el Santo hecho? – insistí…
- sí, imagínate el día que corone Osha – se jactó – y a como veo el resultado de los amarres que hace, no me dudo que sea hija de Oshun…


9.
Lo que el religioso no dice al momento de hacer un amarre  de amor, y el solicitante no sabe mientras disfruta del cuerpo ajeno bajo embrujos, es que todo ello tiene graves consecuencias a mediano y largo plazo para quien lo pidió: nunca vivirá completamente feliz con la víctima, de ahí que se debe reflexionar sobre algunas implicaciones que conlleva:

a. Se debe saber al momento de pedir un endulzamiento amoroso bien hecho puede ser temporal y/o “permanente” (aunque con el tiempo se debilitan pero sin romperse en definitiva), lo que puede provocar grandes desgracias entre el amarrado y quien lo solicitó, de ahí que nunca deban hacerse por capricho…
b. No es lo mismo realizarlo con la llamada magia blanca (invocando a seres de luz) que con Brujería (sobornando a entidades oscuras), pero bajo ninguno de los dos caminos está justificado…
c. Un endulzamiento de amor no es otra cosa que una trampa para dominar la voluntad y el alma de una persona, lo que equivale a coartar violentamente su libertad…
d. No es pretexto usar este tipo de hechizos porque será bueno para un matrimonio con hijos próximo al divorcio, aún y cuando la intromisión de un tercero sea el motivo del desbaratamiento de la familia, pues ello es ir en contra de un destino o la depuración vinculada a vidas pasadas…

10
Trabajar con hechizos amorosos traerá consecuencias (inevitablemente las karmáticos), en las que alguna de las dos partes puede salir dañada, entre las que destaco las siguientes:

- la incompatibilidad de carácter generará peleas…
- surgirán desórdenes espirituales en el hogar…
- habrá fatalidades al perderse interés por la persona embrujada…
- los vínculos sentimentales serán frágiles…
- se provocará tensiones, celos y discusiones…
- se dará inestabilidad emocional…
- aparecerán situaciones no contempladas…
- se vivirá un “amor y felicidad” falsos…
- el debilitamiento dejará un vínculo sexual obsesivo…
- los despertares del amarre son violentos…

Insistiré en el último aspecto: uno de los problemas de los hechizos de amor surge con la aparición de un tercero que descubra la existencia de dicho trabajo (ya sea algún perjudicado, un familiar, el surgimiento de un obsesionado, justicia divina o muerte imprevista de quien hizo el hechizo), y cuya intervención esotérica puede derrumbar cualquier plan de “amor eterno” y provocar que la persona al salir del embrujo actúe violentamente en contra de quien lo tenía dominado por la mala: ese tipo de reacciones se manifiestan con agresiones físicas cargadas de ira, sea o no la persona de carácter colérico…

11.
Para finalizar compartiré la siguiente anécdota…

Antes de irme a vivir a Los Ángeles (California), conocí a Malena, la cual se había casado con un tal Luis: un hombre honrado, responsable y con quien tuvo a su hijo Edgar… Luis se fue a trabajar a estados unidos donde residía su hermano Margarito, pero su retorno lleno de dólares y prosperidad nunca se hizo realidad…

Entre mi ir y venir por tierras yanquis me presentaron al tan extrañado Luis y tras una plástica con Flor, la esposa de Margarito (la cual sabía de brujería), me enteré del motivo por el cual no volvió: una salvadoreña le hizo “un amarre de amor” pero abusó de una de las sustancias del embrujo (toloache, cuyo abuso provoca daños irreversibles), provocando en Luis no sólo un exagerado debilitamiento de su voluntad, sino incluso una confusión mental por la que no atinaba a tomar decisión alguna…

Me explicó Flor que como resultado del aturdimiento, su cuñado tuvo un accidente de trabajo y perdió un ojo, más para no pagar la indemnización la empresa en la que trabajaba lo sometió a exámenes médicos donde se identificó un exceso de alcaloides en la sangre (que contiene el citado toloache), concluyéndose que el incidente había sido consecuencia de (un falso) consumo de drogas de Luis, y por lo mismo, ante la ley no merecía una compensación…

Obviamente la salvadoreña desapareció en el momento que vio el resultado de sus excesos con el brebaje, dejando a Luis en algo cercano a un zombi deambulando por las calles de Los Ángeles y al completo cuidado de Margarito y Flor…

No hay comentarios: